Preparan marcha frente a la Casa de la Provincia: Echaron a la cúpula de un sindicato de empleados de IOMA

El Sindicato de Profesionales y Técnicos del IOMA (SUPTTIOMA) convocó a una marcha para el próximo 3 de febrero, para reclamar frente a la sede central de la Obra Social Bonaerense por los despidos dentro de esa dependencia, que incluye a la cúpula de la propia organización gremial platense.

Es un nuevo escándalo para el presidente de IOMA, el camporista Homero Giles, después de la ruptura con la Asociación de Médicos de La Plata. La semana pasada, en tanto, despidió a seis dirigentes gremiales del Supttioma, entre los que se encuentra el propio presidente, Idelmar Seillant, quien llevaba 15 años de carrera y había denunciado irregularidades múltiples en los manejos de la caja de salud provincial, ante los distintos gobiernos.

«Fue un acto sin antecedentes. Irregular, antidemocrático y antijurídico. Sin sanciones ni aviso previo. Solo durante la dictadura pasó que un gobierno desintegre a un gremio y a su comisión directiva», dijo Seillant al diario La Nación.

Según el médico, el motivo de los despidos es político: «El Gobierno le tiene miedo a la verdad. Hicimos un informe anual de gestión, y descubrimos que las compras y suministros en IOMA, con la excusa de la pandemia, cargan sobreprecios de hasta un 400% y se direccionan a empresas amigas «, sostuvo.

«Pasa con las prótesis, los medicamentos de alto costo y baja incidencia y las drogas especiales, por ejemplo. También, hay prestadores amigos, que facturan sin tener el alta», explicó. Supttioma acumulad casi 50 denuncias por irregularidades en la gestión de IOMA, que no se corresponden únicamente con el mandato de Axel Kicillof, sino que muchas datan de los años en los que el exgobernador Daniel Scioli lideraba la provincia, por 2014, o coinciden con el mandato de María Eugenia Vidal, anterior al de Kicillof.

«He tenido cruces con otros gobiernos, me ha pasado que me han querido echar, pero nunca como ahora. Es un atropello», insistió el médico y gremialista.

Fuentes vinculadas al IOMA, sin embargo, afirmaron que el único vínculo que el gremialista tenía con la obra social «era una medida cautelar». Según explicaron en el organismo, Seillant había presentado un recurso de amparo ante la justicia provincial porque quería pasar de planta transitoria a planta permanente. Esa resolución demoró diez años y, mientras tanto, el sindicalista y auditor del IOMA percibió su sueldo con regularidad. «Se le ofreció, pero nunca quiso firmar un contrato de locación», dicen en la obra social.

Seillant, en cambio, afirma que «nunca me dejaron firmar contrato por estar bajo una medida cautelar, aún cuando el juez me lo habilitaba». Por eso, el próximo miércoles se manifestarán frente a las puertas del instituto y frente a la casa de gobierno de la Provincia para acercar un petitorio a Kicillof.