El Plan de vacunación se relentiza y la oposición cuestiona que agrupaciones políticas la ofrezcan en la calle y redes

Como si no bastara con las dudas que presenta la producción y distribución de la vacuna contra el Covid19, ya sea la Sputnik o cualquier otra en el planeta, ahora la polémica se concentró en la forma en que el gobierno bonaerense hace la campaña de inscripción, por el uso de sedes y puestos de agrupaciones políticas. Airada protesta de intendentes y dirigentes de la oposición.

El intendente de Pergamino, Javier Martínez, ya pidió «información y certezas» sobre la campaña en su distrito, luego de que se difundiera como puntos fijos de asistencia a locales de La Cámpora y unidades básicas partidarias.

«Es muy triste que esto ocurra», dijo el jefe comunal de Juntos por el Cambio. En su distrito existen «27 Centros de Atención Primaria de la Salud, un Vacunatorio municipal equipado y con recurso humano especializado y una Secretaría de Salud con personal profesional que trabaja sin descanso desde que comenzó la pandemia». La línea entre el Estado y el partido es finita.

La campaña «Buenos Aires Vacunate» se juega en las redes oficiales, políticas y tiene «puntos fijos de asistencia y ayuda para la inscripción» en las unidades camporistas, de Nuevo Encuentro y demás agrupaciones del oficialismo.

Junto a sus pares de San Nicolás, Manuel Passaglia; y de Ramallo, Gustavo Perie, el intendente Javier Martínez envió una nota a Walter Martínez, director ejecutivo de la Región Sanitaria IV, para pedirle información y sugiriendo que los municipios tengan un rol fundamental en la campaña de vacunación.

En Tres de Febrero, donde gobierna Diego Valenzuela (JxC), el ex candidato a intendente Juan Debandi (vicepresidente de la Agencia de Administración de Bienes del Estado) invita con flyers partidarios a inscribirse a mesas en la calle.

«La Municipalidad va a colaborar en todo lo que sea necesario para que nuestros vecinos puedan vacunarse una vez que llegue la partida de vacunas al municipio. Pero nos preocupa la politización de las vacunas, que se divulgue la campaña de un modo militante», explicaron, en tanto, desde la comuna.

Por supuesto, hay una red oficial de vacunación que se arma y que además es acompañada por la campaña oficial, que realiza la provincia como todas las comunas. La inscripción online no parece suficiente y allí se explica la militancia en la vía pública. Pero «eso confunde y no corresponde en una campaña de estado que no debería tener bandera política alguna”, dicen en TresF.

«El gobernador pidió no politizar la pandemia y los propios intendentes del FdT no le dan bola. O hay falta de liderazgo ó dicen todo lo contrario a lo que hacen. Acordate que también dijeron heladera llena…», chicaneó el excandidato a intendente de JxC de Ituzaingó Gastón Di Castelnuovo. Los posteos de ese tipo abundan hoy tanto como los de las campañas en cada distrito.

La Provincia planifica el operativo de vacunación para febrero en 350 escuelas, 69 sedes de la obra social IOMA y en más de 2.000 geriátricos. Los geriátricos vacunarán 100 mil personas en total, incluyendo residentes y trabajadores. Equipan las escuelas para la seguridad y refrigeración de las vacunas.

Esto si es que llega la vacuna. Se está lejos de lo prometido, pero depende de la producción y la distribución. Tampoco la gente sale corriendo a vacunarse. Algunos se adelantan, es cierto, cuando no les corresponde todavía. Muchos esperan que les llegue el turno. Por ejemplo, son muy pocos los empleados del Hospital Posadas que la recibieron. Sólo les teocó a los terapistas. Otros no quieren la Sputnik. Y como no es obligatoria no hay manera de obligarlos. Habrá que ver si el Estado es tan generoso luego con las licencias como hasta ahora, ya se tanto en el sector de salud, seguridad o educación.