Otro caso de dueños irresponsables: Un pitbull y un ovejero atacaron a tres mascotas (una murió) frente al metrobús de Haedo

A pesar de que existe una ordenanza que establece claras reglas para la tenencias de perros «potencialmente» peligrosos, los ataques de perros de gran mordida a personas y animales han marcado tendencia en Morón últimamente. Tras conocerse el caso del pitbull de un funcionario municipal que hirió a ocho personas, ahora trascendió que un can de esa misma raza y un ovejero alemán atacaron a las mascotas de una pareja de Haedo.

El episodio terminó con la muerte de una mestiza de caniche y chihuahua de contextura muy pequeña. La dueña de publicó una foto de su mascota con un pedido de «Justicia». Según el relato de la mujer, en un primer momento los perros atacaron a las dos mascotas más grandes de la familia y luego a Zoe. Su dueña se interpuso en el ataque y por consecuencia, sufrió una mordida en la mano, que impidió que lograra rescatar a esa pequeña mestiza.

Zoe fue atacada frente al Metrobus de Haedo, el jueves 21. El pitbull y el ovejero salieron de una casa y corrieron por la vía pública para lanzarse sobre las otras tres mascotas. Nada ni nadie les impidió moverse con total libertad.

Foto original: https://www.facebook.com/photo?fbid=4011058565593295&set=a.124464234252767

La perrita estuvo agonizando por varios días, en los que fue asistida por tres veterinarias. Ninguna pudo salvarla de las consecuencias que le dejaron las fuertes mordidas. Murió en los brazos de su dueña, informó Clarín.

«Zoe vos diste tu vida por mi, por tu familia y por todo el barrio. Esos perros deben ser re-educados por gente responsable, donde los cuiden como corresponde, porque ellos también son victimas. Esos perros son un arma en manos de gente que no se hace cargo», reclamó Sol Civiella en su perfil de Facebook.

La familia que sufrió el ataque y sus vecinos quieren que la muerte de Zoe no sea en vano y exigen que se haga valer la Ley 14.107, para que no suceda lo mismo que sucedió días atrás, cuando otro perro, en este caso un pitbull, que terminó muerto tras herir a ocho vecinos de Morón.

En ese caso, el perro de raza se escapó de su domicilio en Alessandri al 1400, y empezó a atacar a todos los que pasaban por el lugar. Fueron ocho los vecinos que sufrieron heridas, cinco de ellos con lastimaduras graves, y algunos debieron ser hospitalizados.

Un policía lo mató de dos tiros, cuando el perro se había abalanzado hacia él para atacarlo, y la gente del lugar le rogó que disparara. «El policía no le quiso disparar, le pegó dos tiros porque se lo pedimos y el perro seguía atacando igual», relató una vecina.

La escena reflejaba una película de terror, gente sangrando en el piso, otros gritando desesperados desde el interior de sus casas pidiendo ayuda. Con este panorama se encontraron los efectivos de la Policía Bonaerense cuando llegaron al lugar.

La decisión era popular y unánime: todos pedían que mataran al animal. Aún así, junto con personal de Zoonosis, los agentes trataron de contener la situación. Los heridos fueron trasladados a un centro de atención de la zona, mientras que el resto trataba de contener al perro. No sólo no lo lograron, sino que además, el animal saltó sobre el policía para atacarlo. Cada persona que trataba de calmarlo, recibía a cambio una mordida.

Finalmente, el cuerpo del pitbull fue trasladado por personal de Zoonosis, y los damnificados señalaron que llevaran a las autoridades municipales los reclamos correspondientes por los daños ocasionados.

Los vecinos contaron que Jason, como e llamaba el animal que los atacó, tenía dos años, y pertenecía al ex concejal y director municipal de la Unidad de Gestión Comunitaria (UGC) N° 9 de Morón, Marcelo Ríos. Según los testimonios, en diciembre había sido llevado a Zoonosis porque ya había mordido varias veces a vecinos. Sin embargo, su dueño lo fue a buscar y se lo devolvieron.