Crimen del martillero de Hurlingham: Abogada asegura que la víctima tenía una causa penal por «estafas reiteradas»

Mariano Alberto Martino (59), el martillero y dueño de una inmobiliaria que fue encontrado asesinado a golpes, atado de pies y manos, en el baño de una vivienda que comercializaba Hurlingham, era investigado por «estafas reiteradas». El dato que trascendió ayer orienta el móvil del crimen hacia un posible ajuste de cuentas o venganza, descartada la posibilidad de robo.

A las 7 del mañana del jueves, Martino salió de su vivienda en su auto Peugeot 206 gris rumbo a una casa en alquiler de las calles Delfor Díaz y Villegas de la localidad de William Morris. Una pareja lo había citado para las 8 Pero después de ese momento su familia no volvió a comunicarse con él.

La víctima era dueña de la inmobiliaria «Martino Propiedades», ubicada en avenida Vergara 3.896, con una reconocida trayectoria en la zona oeste del conurbano.

Según sus redes sociales, se recibió en la Escuela Técnica de Hurlingham y más tarde estudió en el Colegio de Martilleros y Corredores Públicos de San Martín.

El cádaver fue hallado golpeado y maniatado de manos y pies con precintos de plástico en el baño de la propiedad que fue a mostrar; mientras que su auto, con todas sus pertenencias dentro, en el cruce de las calles Junín y Quilmes, a la vera del río Reconquista, cerca de Ituzaingó, en el partido de Moreno.

Los investigadores analizaban las cámaras de vigilancia de la zona, que muestran la llegada de Martino y otras tres personas a la casa de Villegas, para identificar a los sospechosos: Dos hombres y una mujer actuó como cómplice.

La hipótesis de un ajuste de cuentas está abonada a raíz de una serie de denuncias por estafas. Viviana Catena, abogada de presuntos damnificados, asegura que el martillero vendió un departamento en Hurlingham que era de su familia materna, «casi tres veces; y el espacio aéreo bastantes veces más».

Los presuntos damnificados fueron estafados por «varios miles de dólares», indicó la letrada, y en esa operación «también intervino la hermana y la madre del ahora fallecido». «El juicio es para toda la familia que intervino en estas operaciones inmobiliarias, más de una abogada», agregó la letrada. La hermana de Martino murió hace un año, por un «accidente doméstico», reveló.

«Mis clientes, que son varios, tienen un juicio importante con toda la familia, no sólo con el fallecido. Hay varias acciones, algunas tramitan en la Ciudad Autonóma de Buenos Aires, otras en el Juzgado de Morón», detalló Catena e indicó que hay una causa penal por «estafa reiterada» en fiscalías de Morón.