Apoyos silenciosos y el temor a la lapicera de Máximo: Gray resiste a dejarle el PJ bonaerense al hijo de Cristina Kirchner

El intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, presentó ayer una impugnación judicial y una medida de no innovar por la “convocatoria express” a elecciones internas del PJ bonaerense, movida iniciada desde el kirchnerismo para ubicar al hijo de la vicepresidenta, Máximo Kichner, al frente del partido justicialista de la Provincia y para lo cual precisaba del corte del mandato de la conducción actual, que tiene por ahora muy poca resistencia.

La medida fue presentada ante el Juzgado Federal con Competencia Electoral de La Plata N° 1, a cargo del juez Alejo Ramos Padilla, el mismo magistrado que sirvió para la operación judicial por espionaje contra el expresidiente Mauricio Macri, fiscales federales y periodistas críticos del kichrnerato.

Gray (que junto a Gustavo Menéndez, intendente de Merlo, tiene mandato hasta el 17 de diciembre), le solicitó a la Justicia Federal que se invalide lo resuelto en el encuentro realizado por Zoom y convocado además de forma irregular.

“He tomado conocimiento informalmente que, desde la cuenta de WhatsApp de una empleada del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires, se habría convocado a una reunión del Consejo”, puntualizó Gray.

Sostuvo que «Se debe respetar la institucionalidad del Partido Justicialista de la Provincia. En 70 años de historia, nunca hemos vivido una situación similar».

Asimismo, el intendente de Esteban Echeverría añadió que “hará respetar el partido y sus órganos” porque “no se puede pisotear a las instituciones del país”.

La llegada de Máximo Kirchner a la presidencia del Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires aparece allanada desde lo político. La única resistencia pública es la del actual vicepresidente del PJ provincial, que no renuncia.

El rechazo de Gray tiene algunas réplicas silenciosas puertas adentro, aunque quedan encapsuladas. Quedó expuesto en la reunión del PJ del sábado, en la que no hubo votos en contra del adelantamiento para el 2 de mayo de las elecciones partidarias. No obstante, los lazos de Gray con intendentes como Menéndez o Juan Zabaleta, claves en el PJ, no están cortados.

“Hay algunos que opinan igual que Fernando y no lo manifiestan”, afirmó en off de récord un intendente justicialista. “Gray no está solo, pero es el único valiente”, definió otro jefe comunal del peronismo. “En privado, muchos son más sinceros”, advierte una tercera fuente municipal. Como sea, se pliegan a la estrategia de la Jefa, que ya dio muestras de poder de revancha: Sacó de su silla a cuenta cacique del Conurbano se propuso. No por cuestiones ideológicas, sino para ejemplificar qué le ocurre al que la enfrenta.

Con las elecciones a la vuelta de la esquina, son pocos los que se atreven a cuestionar el plan del clan: «Esto se va a ver en los próximos meses, cuando el cierre de listas sea una masacre y La Cámpora les meta gente en todos los distritos», evaluó un intendente del conurbano al ser consultado sobre la trama del desembarco del jefe del bloque oficialista en la Cámara de Diputados.

Gray mantiene el diálogo abierto con Menéndez (con quien todavía comparte la conducción rotativa del partido) y con Zabaleta. Pero los intendentes de Merlo y de Hurlingham ya dieron su aval a Máximo Kirchner