Apertura de sesiones: Descalzo admitió que el Hospital de Ituzaingó está en manos del PAMI y «sólo atiende casos de Covid»

El intendente de Ituzaingó Alberto Descalzo inauguró por 26° vez el período ordinario de sesiones, con un discurso a tono con la baja de línea del Gobierno y de su jefa política, Cristina Kirchner: Fustigó a la Justicia y a los medios (aunque eso no le impide pautar en el Grupo Clarín) y rescató la lucha contra la pandemia de coronavirus. También admitió que el hospital municipal que inauguró tres veces hoy depende de PAMI. Y sólo para casos de Covid.

«…Al poco tiempo de asumir nos llegó la pandemia, en una situación sin precedentes», comenzó por decir Descalzo, este jueves, en el ex Cine Gran Ituzaingó, tras 26 años de gobierno. El contexto ameritaba enfocarse en el asunto sanitario, talón de Aquiles de su gestión, y sin despegarse de la línea oficial.

En ese sentido, destacó el desempeño de Ginés González García, renunciado ministro de Salud de la Nación e imputado por el «vacunatorio VIP». El jefe comunal elogió su trayectoria y afirmó que «un error no puede empañar la enorme trayectoria del mejor sanitarista que tuvimos después del doctor Carrillo (*)».

«El 2020 quedará en el recuerdo», dijo y agradeció «a los comerciantes por estar a disposición aún en momentos críticos», sin contar las protestas que enfrentó en tiempos de encierro. En rigor, en ese entonces optó por hacer la vista gorda como buena parte de los intendentes del GBA, a pesar del ASPO y DISPO.

Por supuesto volvió a caer en la saga histórica de siempre: El Hospital del Bicentenario. Contó que estaba «casi terminado en 2015 y fue abandonado por la administración provincial». El «casi» no le impidió hacer una falsa inauguración (con médicos y todo) junto al entonces candidato presidencial Daniel Scioli. Mintió otra vez al responsabilizar a la administración Vidal, que nada tenía que ver en ese asunto. Mucho antes se había caído el proyecto de provincializar la obra «casi terminada», habida cuenta del delito que implicaba utilizar recursos de la obra social para favorecer a la Provincia.

Cierto es que la administración Macri no avanzó un centímetro sobre ese nosocomio vacío y sin timón. Pero al menos (y nadie en Cambiemos supo explicar por qué) le permitieron al municipio ocupar y habilitar la planta baja para mudar el hospitalito, para lo cual también recibió dinero adelantado de la Provincia. Aún así, ni bien asumió La Cámpora en el PAMI volvieron a modificar el contrato. El Obra social de los jubilados tomó posesión real el año pasado, para llenar de camas de asilamiento el primer piso.

Este jueves, Descalzo reconoció en el HCD que el Hospital del Bicentenario «se encuentra abocado sólo a Covid, bajo la administración del PAMI». Es decir que tras 26 años de gobierno, Descalzo sigue sin poder tener sistema de Salud. La maternidad, en el olvido. Internación, cirugías? Todavía es un sueño.

«Es increíble que se tenga a los vecinos en tal situación de indefensión», le contestó un concejal de la oposición, después de escuchar resignado el discurso.

«La defensa hacia Ginés fue descabellada: Cometió un delito. Parece que fue un error, que pasó y es un genio», retrucaba el jefe de bloque de JxC, Gabriel Pozzuto.

«A nosotros nos preocupa el caso porque se armó un sistema paralelo de vacunación. Y son muy pocos los municipios donde se han mostrado los listados. Acá en Ituzaingó no aparecieron. Nos dijeron que había que pedirlo a la Región VII, cuando sabemos que el responsable fue funcionario de Ituzaingó. Hay un nexo ahí. Por qué el listado no aparece», agregó ayer el concejal.

Copia fiel del discurso de Alberto Fernández en el Congreso, Descalzo hizo un llamado a la unidad que sonó a chiste. El Consejo de Seguridad, por ejemplo, no se reúne casi desde su conformación, denuncian también en la oposición.

«Hoy estamos llevando a cabo una de las campañas de vacunación más importantes de la historia. 48 mil vecinos se encuentran registrados, y esperamos que lo más pronto posible puedan acceder a su vacuna para que, juntos y juntas (sic), podamos volver a transitar nuestras vidas con normalidad. Ese es nuestro objetivo», concluyó Descalzo en estricto lenguaje inclusivo.

*En nombre Carrillo

Ramón Carillo es reconocido dentro del peronismo por haber sido el primer sanitarista del primer gobierno de J.D. Perón. Durante su primer mandato se produjeron dos brotes: uno de peste bubónica a fines de 1947 y otro de viruela en 1949. Carrillo acusó de la propagación de las enfermedades a quienes no se vacunaban y criticó las malas condiciones de higiene de la población.

Era un científico admirador del nazismo (estudió en Holanda y Alemania), que terminó afuera del Gobierno antes del golpe de 1955. Aún así sufrió de procesos por enriquecimiento ilícito y confiscaron sus bienes. Se fue a vivir a Brasil, donde fue diagnosticado de una enfermedad terminal. Murió en la pobreza.

Carrillo le da nombre a la agrupación política del cirujano Alejandro Collia, exministro de Salud bonaerense, concejal en licencia en Tres de Febrero (FdT) y subsecretario de Gestión de Salud en Nación. Hoy está sospechado por el Vacunatorio VIP. Él mismo se aplicó la Sputnik, aún con síntomas Covid-19. A la siguiente semana quedó internado (a hoy) en el Hospital de Haedo.

Collia es uno de los cuatro funcionarios imputados en la causa que investiga los posibles delitos de defraudación, falsedad ideológica y tráfico de influencias por el esquema de vacunación paralela que se montara en el ministerio.

«Dr. Carrillo» también fue el nombre con el que Municipio bautizara a la vieja sala de atención primaria de la calle Brandsen: El «hospitalito» al que en 2009 el HCD de Ituzaingó le bajó el rango (era hospital) ni bien se le prometió a las vecinos la construcción del hospital del bicentenario, en el mismo predio que en 2003 ya había puesto la «piedra fundacional» para un materno.