#8M: Las mujeres reclamaron por más inclusión y recursos para luchar contra los femicidios y la violencia de género

En el Día Internacional de la Mujer, organizaciones políticas reclamaron ante el Congreso por los femicidios, contra el patriarcado y todas las formas de violencia de género posibles. Hubo marchas y actos a lo largo de todo el país.

En la convocatoria se exigió más políticas públicas para paliar los efectos adversos de la pandemia de coronavirus entre las mujeres, la aplicación del cupo laboral travesti trans y medidas para frenar los femicidios y travesticidios.

Temprano, dirigentes de la Corriente Federal de Trabajadores, de la CTA de los Trabajadores, de la CGT, la CTA-Autónoma, la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y de la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT), ofrecieron una conferencia de prensa en el Monumento al Trabajo.

Esos sectores participaban ahora además de la concentración en Plaza Congreso para reafirmar su convicción de que el 8 de marzo «es un día de lucha, con un paro internacional feminista de mujeres, lesbianas, travestis, trans, bisexuales y no binaries».

Las movilizaciones comenzaron casi al unísono en todo el país. Desde las 16 del lunes hubo marchas en Mendoza, Rosario, Córdoba, Bahía Blanca, Mar del Plata, La Plata, Salta, Neuquén y Río Negro, entre otras ciudades.

El colectivo Ni Una Menos llamó a reunirse en el Congreso. Allí mismo, en la previa, se realizó un «verdurazo feminista» junto con la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT). U repartieron bolsones de verdura a los asistentes.

Entre las personas que se concentraron frente al Parlamento hubo muchos familiares de víctimas de femicidios o violencia sexual. Tal se el caso de Lourdes R. (21), quien fue abusada por su ex cuñado cuando era menor de edad: «Vengo a pedir Justicia porque nunca nadie me creyó y perdí muchos años en esta lucha».

El pliego de consignas y propuestas «Nosotras Paramos» en Argentina, firmado por decenas de organizaciones, sindicatos y movimientos sociales de todo el país, inicia con un baño de coyuntura: los efectos que el coronavirus tiene sobre la situación de mujeres, lesbianas, bisexuales, travestis y trans.

En esta ocasión no hubo un acto central, ni se montó un escenario y tampoco un discurso unificado, sino que lo más cercano a ello fue un texto que leyeron representantes de un grupo de izquierda desde arriba de un camión frente a la Confitería del Molino.

Uno de los gritos que se escuchó con fuerza volvió a ser «Ni Una Menos», luego de que se enumeraran los nombres de las víctimas de femicidios. Se reclamó la sanción de la ley de Emergencia en Violencia de Género.

​En lo que va de 2021, según las estadísticas de la ONG La Casa del Encuentro, se cometieron un total de 50 femicidios y 1 transfemicidio en Argentina. Esta cifra significa que una mujer es asesinada cada 30 horas. Como consecuencia de ello, entre el 1° de enero y el 28 de febrero de este año, 62 niños y adolescentes quedaron sin madre.

Por primera vez, la conmemoración y el paro 8M se concretó con la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en el país. En ese sentido, el petitorio solicitó la aplicación efectiva de la flamante normativa y la liberación de quienes están presas por abortar o por eventos obstétricos, que se estima son al menos 1.532 mujeres.

El presidente, Alberto Fernández, expresó hoy su deseo de que «este día sea un día de respuestas» y pidió que, «del mismo modo que construimos memoria, verdad y justicia para los genocidas» lo hagamos para «poner fin a la desigualdad en cuestión de género» y a «los femicidios y la violencia contra la mujer» con «políticas de Estado» que trasciendan los Gobiernos.

Además, recordó a las mujeres que perdieron la vida víctimas de la violencia de género, como Micaela García en 2017, que dio lugar a una ley específica de capacitación en materia de género para los tres poderes del Estado.

El acto estuvo manchado por la presencia del gobernador formoseño, Gildo Insfrán, que viene de ser denunciado penalmente por la represión del viernes pasado y las restricciones que impuso en su provincia durante la pandemia.

La Plata

Por su parte, el gobernador Axel Kicillof encabezó junto la ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual, Estela Díaz, la firma de convenios de adhesión de los municipios de Quilmes, Cañuelas, Moreno, Presidente Perón y Carlos Tejedor al programa Comunidades sin Violencias.

En el marco del Día Internacional de las Mujeres, anunció además la creación de un plan integral para el abordaje de casos críticos de violencia por razones de género y la conformación de un comité asesor integrado por especialistas.

Participaron las intendentas de Quilmes, Mayra Mendoza; de Cañuelas, Marisa Fassi; de Moreno, Mariel Fernández; de Presidente Perón, Blanca Cantero; y de Carlos Tejedor, María Celia Gianini.

Desde el Salón Dorado de la Gobernación, Kicillof destacó que “con estas medidas estamos buscando dar un salto de calidad en la capacidad de respuesta del Estado provincial ante las violencias por razones de género”.

“Nuestro objetivo es erradicar estas violencias, pero mientras tanto queremos enviar un mensaje muy claro a todas las bonaerenses: no van a estar solas, sabemos que lo hecho nunca es suficiente y por eso vamos a seguir trabajando para profundizar y articular nuevas políticas”, añadió.