Kicillof desmintió testimonio de Sarlo: “Es mentira que mi esposa le ofreció una vacuna por abajo de la mesa”

El gobernador, Axel Kicillof, aseguró este miércoles que «es mentira» que su esposa, Soledad Quereilhac, le ofreció «por abajo de la mesa» a la escritora Beatriz Sarlo aplicarse antes la vacuna rusa contra el coronavirus, Sputnik V.

«Estoy hablando de que le ofrecíamos hacer una campaña diciendo ‘yo me vacuné, me lo dio la provincia’. Es lo contrario. Después tiene todo el derecho, lo sé porque vi los mails, que no le gustó, que le parecía colarse», dijo.

«Veo la campaña horrible de odio que ya hay en las redes contra mi familia, particularmente contra mi esposa; el título de la noticia es que mi esposa le ofreció a Beatriz Sarlo una vacuna por abajo de la mesa y es mentira, me parece un ataque absolutamente canalla a mi familia y a mi esposa», agregó hoy.

«Mi esposa no trabaja en mi gobierno, no ofrece vacunas y menos en esas condiciones – indicó el gobernador – . Mi esposa no se vacunó, no se vacunó mi mamá, no se vacunó mi suegra, no se vacunó nadie de mi familia, solo yo».

Más temprano, voceros de la gobernación explicaron que no hubo un ofrecimiento para que Sarlo se vacune «antes de tiempo o sin esperar el turno», sino que las gestiones fueron parte de una campaña para que figuras públicas accedan a medicación para despejar las dudas sobre su efectividad.

«Este tema que menciona Sarlo hay que ponerlo un segundo en contexto. Cuando se inicia la posibilidad de que llegue una vacuna, prácticamente al comienzo de la llegada de la vacuna empiezan las denuncias, entre otras de Carrió que nos denuncia a nosotros, al Presidente, por envenenamiento», repasó.

El gobernador se pronunció tras la declaración judicial realizada por la intelectual, quien relató ante la jueza federal María Eugenia Capuchetti y el fiscal Eduardo Taiano, que el editor Carlos Díaz, de la editorial Siglo XXI (que publica sus libros), le había hecho llegar una propuesta de Quereilhac para participar de la campaña de vacunación con personalidades públicas.

Además, Sarlo entregó a modo de prueba copia de correos intercambiados con Díaz, quien hizo referencia a que la esposa de Kicillof colaboraba «con la campaña de concientización para que la gente se vacune».

En ese correo electrónico, Díaz le dijo que Quereilhac lo llamó y le pidió «una mano para contactar alguna gente, empezando por vos», en alusión a Sarlo y explicó que «se trataba de una campaña bien pensada» y que no se le iba a dar un «uso político berreta». «Es todo por derecha», agregó.

La escritora, que declaró durante media hora en los Tribunales Federales de Comodoro Py, también entregó copia del mail en el que rechazó el ofrecimiento.