Martes 13: Cristina y Kicillof fueron sobreseídos, De Vido seguirá en libertad y José López fue excarcelado

El Tribunal Oral que condenó al exministro de Planificación Julio De Vido por la tragedia del tren de Once resolvió que permanezca en libertad mientras se tramita un recurso de queja ante la Corte Suprema de Justicia.

La decisión fue del Tribunal Oral Federal 4 que ordenó que el exfuncionario siga en libertad pero le prohibió salir del país, le retuvo el pasaporte y dispuso «mediante un estudio de la situación del imputado la colocación de un dispositivo de vigilancia electrónica de rastreo o posicionamiento de su ubicación física», según el fallo al que tuvo acceso Télam.

El 10 de diciembre de 2018, el Tribunal condenó a De Vido a 5 años y 8 meses de prisión, una condena que fue ratificada por la Cámara Federal de Casación, que además rechazó un recurso extraordinario ante la Corte.

Ante esta decisión, la defensa de De Vido presentó una queja directa ante el máximo tribunal del país y pidió que la pena no se ejecute hasta que este recurso esté tramitado.

Los jueces del Tribunal Ricardo Basílico y Jorge Gorini entendieron que «la vía recursiva no se encuentra agotada» y por eso la sentencia «no ha adquirido firmeza».

Ahora la querella espera que el Corte Suprema defina el final del proceso. Si bien la condena tiene el doble conforme, la jurisprudencia en tiempos de gobierno peronista se vuelca nuevamente a favor de la libertad (o la domiciliaria) hasta la última instancia de apelación. Un exceso, más allá de toda garantía, que no corre en ningún del mundo. Solo aquí y para los más poderosos.

Mejor suerte, todavía, corrieron hoy la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner; y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof: La Cámara Federal de Casación Penal los sobreseyó junto al resto de los acusados en la causa que se investiga supuestas irregularidades en la compra-venta del dólar futuro.

La decisión fue adoptada de forma unánime por los jueces de la sala I del máximo tribunal penal, Ana María Figueroa, Daniel Petrone y Diego Barroetaveña, quienes entendieron que la conducta reprochada a los imputados es atípica, por lo que deben ser sobreseídos por «inexistencia de delito».

A principios de marzo, los acusados habían solicitado su sobreseimiento en el marco de una audiencia virtual celebrada ante la Casación luego de que el Tribunal Oral Federal (TOF) Nº 1 les negara el sobreseimiento y decidiera, por mayoría, disponer que la causa avanzara a debate oral y público.

En aquella audiencia celebrada por Zoom, la vicepresidenta aseguró que la causa se «manipuló al calor del proceso electoral» de 2015. Y concluyó: «Yo no les voy a pedir mi sobreseimiento, les voy a pedir que apliquen la Constitución».

Desde su despacho en el Senado, la exmandataria recordó que la denuncia que dio origen a la causa había sido presentada por los jefes de bloques legislativos de Cambiemos, Federico Pinedo (PRO) y Mario Negri (UCR).

Por aquella maniobra de venta de dólar futuro, que continuó con Mauricio Macri como presidente electo y se frenó sólo gracias a la Justicia, se fugaron nade menos que 17 mil millones de dólares de las arcas del Estado. En tanto, el kirchnerismo presentó una denuncia contra Macri por la operación del Banco Central en el mercado cambiario entre 2018 y 2019, cuando se dilapidaron 11 mil millones de dólares para evitar una mayor devaluación.

Acaso haya sido la mejor estrategia judicial de la vicepresidenta. Una condena habría dejado a su sucesor en la cuerda floja. Ahora festejan los dos.

El hombre de los bolsos

Como si fuera poco, en este martes 13, Justicia ordenó liberar con una caución de 85 millones de pesos al exsecretario de Obras Públicas José López, que había sido detenido en 2016 cuando estaba tratando de esconder en un convento de General Rodríguez bolsos y valijas con unos 9 millones de dólares.

Los jueces ordenaron la libertad de López una vez que se haga efectiva la fianza por considerar que lleva cumplidos los dos tercios de la condena que le fue impuesta. López deberá permanecer bajo la exclusiva custodia y protección del Programa de Protección a Testigos e Imputados.

Le impusieron además residir en el domicilio que fije al momento de su libertad, que adopte un oficio, arte, industria o profesión si no tuviera medios propios de subsistencia, no cometer delitos y someterse al control de la Dirección de Control y Asistencia de la Ejecución de la Pena.

El fallo fue firmado por los jueces Adrián Grunberg, José Michilini y, en disidencia, Ricardo Basílico.

López está condenado a 7 años y seis meses de prisión por enriquecimiento ilícito. Lleva 4 años y 10 meses en prisión preventiva, pues la condena aún no quedó firme. Además está procesado esperando ser juzgado en el caso de los cuadernos de la corrupción, donde declaró como imputado colaborador y dio detalles de las maniobras de corrupción. El tribunal oral N° 7 concedió en diciembre pasado la excarcelación de López en el caso de los cuadernos.