El Gobierno suspende la circulación nocturna y las clases presenciales: Respaldo de propios y rechazo de la oposición

El presidente Alberto Fernández anunció este miércoles la restricción de circulación entre las 20 y las 6 en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA); la suspensión de las actividades sociales, culturales, deportivas, religiosas y recreativas en lugares cerrados, el cierre de comercios desde las 19 y la suspensión presencial de clases en los tres niveles educativos.

La suspensión de las clases se producirá a partir del lunes próximo y hasta el 30 de abril, mientras las medidas con impacto en el resto de las actividades regirán desde este viernes, y por dos semanas.

En un mensaje grabado en la Quinta Presidencial de Olivos, donde Fernández mantendrá hasta este jueves su aislamiento por el coronavirus, el mandatario dijo que las clases, en los tres niveles educativos, «se suspenderán desde el lunes por dos semanas» en la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense.

En tanto las actividades gastronómicas funcionarán en modalidad de «entrega a domicilio» desde las 19, informó el mandatario sobre las nuevas medidas, que saldrán en otro Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU).

Precisamente, el gremio UTHGRA, que dirige Luis Barrionuevo, preparó una movilización en la 9 de Julio para este jueves al mediodía. Pero lo que motivó la mayor ola de críticas en la oposición fue la suspensión de clases presenciales.

«En el AMBA estamos viviendo la mayor velocidad de aumento de casos desde el inicio de la pandemia. Por lo tanto, es nuestra obligación tomar medidas adicionales y convocar a la población a un cambio, para lograr que avance el plan de vacunación y evitar la saturación del sistema de salud», expresó Fernández.

El Presidente contó que «el mayor riesgo de transmisión se produce en las actividades sociales y recreativas nocturnas, donde no hay dos metros de distancia, se producen aglomeraciones, se usa escasamente el barbijo y también en espacios cerrados sin ventilación adecuada».

Y remarcó que el AMBA «constituye un único aglomerado urbano, uno de los más poblados de América», que «tiene una única realidad epidemiológica, con un gobernador y un jefe de gobierno y dos docenas de municipios».

Alertó que «estamos monitoreando día a día la evolución de la pandemia» y «hace un mes, acumulamos 45.498 casos de contagios, mientras que la semana que acaba de terminar acumulamos 122.468 casos y la que va transcurriendo en este momento seguramente va a superar esta cifra».

Las actividades comerciales funcionarán hasta las 19 y las actividades sociales, recreativas, deportivas y culturales en espacios cerrados quedan suspendidas.
Las actividades comerciales funcionarán hasta las 19 y las actividades sociales, recreativas, deportivas y culturales en espacios cerrados quedan suspendidas.

Fernández consideró que el contagio de Covid «no está en las fábricas, no está centralmente en los negocios que con distancia social pueden atender a los clientes», sino «en las reuniones sociales donde la gente se distiende y en ese momento de distracción, de esparcimiento, es mucho más fácil contraer el virus».

El mandatario apuntó a que los gobiernos provinciales y municipales «fiscalicen las decisiones» que toma el Gobierno central «y hagan cumplir las decisiones», porque «tal como ocurrió con las medidas dispuestas hace una semana, el resto de las jurisdicciones puede adherir».

«Espero que los gobernadores y los intendentes que entienden que deben acompañarme en este momento difícil, lo hagan», pidió Fernández, y agregó: «Lo que más necesitamos es que ustedes, argentinos, argentinas, entiendan que el cuidado individual es central, no solo para que no nos contagiemos nosotros, sino para no contagiar al otro».

«Seguimos negociando y hablando con todos los proveedores de vacunas para cerrar acuerdos y acelerar el acceso a ellas», manifestó el Presidente, y subrayó que este fin de semana «estarán llegando más vacunas para continuar con el Plan de Vacunación».

Fernández destacó que, al igual que en 2020, el Gobierno nacional «trabaja en la reorganización del sistema de salud para dar prioridad a la atención de la enfermedad ante el ascenso de casos de coronavirus en el marco de la segunda ola» y enumeró que el año pasado «las camas de terapia intensiva pasaron de 8.521 a 12.501, lo que representó un incremento del 47 por ciento de la capacidad del sistema para absorber la demanda aumentada de cuidados intensivos ante la pandemia».

El cumplimiento de las medidas «estará a cargo de las fuerzas federales», informó Fernández, mientras que las Fuerzas Armadas colaborarán «con la atención sanitaria donde sea necesario», consignó.