El drama del «Picante» Verón: Perdió por KOT, quedó internado, le robaron el dinero de la pelea y tiene Covid

Maximiliano «El Picante» Verón transita probablemente el momento más difícil de su vida: Tras su derrota, el sábado frente a Gustavo Lemos, sufrió una descompensación por lo que debió ser operado de urgencia en un hospital de Rosario, por un coágulo su cabeza. Mientras estaba inconsciente le robaron su premio (una bolsa muy importante). También dio positivo de Covid19.

Verón (12-4-1-1, 4 KOs) cayó ante Lemos (27-0, 17 KOs), por nocaut técnico en el octavo asalto por el título latino superligero de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), en el Polideportivo José Arijón de Santa Fe. Pero cuando emprendía el camino de regreso hacia su casa de Haedo, se descompensó.

Por una cuestión de cercanías, se presentó en el Hospital Juan Bautista Alberdi de Rosario, donde ingresó consciente. Dada la complejidad de su cuadro, aproximadamente una hora después fue derivado ya inconsciente y con respiración asistida al Hospital de Emergencias Dr. Clemente Álvarez (HECA) de la misma ciudad. Allí fue intervenido quirúrgicamente de urgencia debido a un sangrado cerebral, fue sometido a una craniectomía descompresiva y por más que la operación resultó exitosa, los médicos decidieron mantenerlo en coma inducido por para monitorear su evolución. Pero mientras peleaba por su salud aún en el Hospital Alberdi, su equipo se percató del dinero sustraído y denunció que se produjo el robo.

Al ingresar al HECA se le realizó por protocolo el hisopado por Coronavirus Covid-19. Dio positivo, a pesar de que dos días antes había resultado negativo en el testeo desarrollado durante la ceremonia de pesaje previo al combate.

Verón ingresó consciente al hospital Alberdi. Había colocado el dinero – unos 700 mil pesos en efectivo- en un bolsillo con cierre de su campera. Pero cuando era preparado para ser trasladado al HECA -ya inconsciente-, su entrenador notó que el dinero había desaparecido. Por eso, efectuaron la denuncia.

“Maxi ingresó consciente al hospital Alberdi. Él había guardado el dinero en un bolsillo interno de una campera, que tiene cierre. Cuando se descompensó y fuimos al hospital, llegó con mucho dolor, pidiendo ayuda, casi gritando, diciendo que le dolía la cabeza”, relató su entrenador, Marcelo Cerrezuela, quien radicó la denuncia en la Comisaría N° 10 de Rosario.

Por protocolos de Covid-19, Verón ingresó solo. “Yo lo traía como podía. Lo senté en la silla de ruedas y lo metieron para adentro. No me dejaron entrar. Me quedé en el hall y desde ahí lo veía y escuchaba cómo tomaban los datos”.

“Aparentemente después perdió el conocimiento. Estuvo como una hora, hasta que pidieron el traslado en ambulancia al HECA”, prosiguió el entrenador.

“Cuando salió -inconsciente y con respiración asistida-, ya no tenía puesta la campera. Le toqué el bolsillo del pantalón y tenía la billetera con los documentos. Cuando levanté la sábana, la campera estaba hecha un bollo sobre su pierna, pero sin nada. Faltaba toda la plata”, contó.

Florencia Zalazar, boxeadora compañera de equipo de Verón y que combatió en la misma noche, y un acompañante se quedaron para realizar el reclamo en el Hospital Alberdi mientras Verón era trasladado al HECA junto a Cerrezuela. Su reclamo quedó en nada: “No les dieron bolilla. ¿Qué te van a decir? ‘Sí, nosotros le sacamos la plata’. No te van a decir eso”.

“Encima después, en el HECA, nos venimos a enterar que tiene Covid. Ni lo pudimos ver. Yo no lo puedo creer”, manifestó con voz quebrada.

El lunes a última hora le realizaron una tomografía cuyo resultado fue satisfactorio. Sin embargo, tras algunos intentos, aún aguardan retirarle los fármacos y continúa siendo monitoreado en coma inducido. Sigue delicado, en coma farmacológico, conectado a un respirador y presentó fiebre.

Cerrezuela, que luego se realizó otro hisopado el cual arrojó resultado negativo, permanece en Rosario junto a Flavia Antonella, la pareja de Maxi. “Yo de acá no me muevo hasta que él esté bien”, afirma.

Sin el dinero que ganó en buena ley, el apodado “Picante” permanece en coma y peleando por su vida. Con 32 años y padre de Lucas, de diez, y Máximo, a un mes de cumplir cinco, sigue dando batalla. Permanece estable, pero aún en estado crítico. Sin embargo, los médicos aclaran que es algo que llevará tiempo y su evolución deberá ser observada muy de cerca día a día.

Fuente: TyCSports.