Rocha, sobre la muerte de Meoni: «Fue un golpe muy duro para el Frente Renovador y quienes trabajábamos con él»

Con buena parte de los maquinistas reincorporados al trabajo, a una semana de que se activara el protocolo Covid19 en el ramal, el gerente de la Línea Sarmiento de trenes, Roberto Rocha, recordó al fallecido ministro de Transporte, Mario Meoni, y las obras y proyectos que se vienen en la Zona Oeste.

El inesperado accidente fatal de la noche del viernes en la Ruta 7 «fue un golpe muy duro para todo el Frente Renovador y para todos los que trabajamos con él», reconoció Rocha, esta mañana, en diálogo con Mp4 radio.

«A Meoni lo conocí de muy joven como intendente de Junín, cuando caminábamos para armar la Federación Argentina de Municipios. Después nos tocó militar juntos en el FR y en el Ministerio», contó el concejal y ex funcionario de Ituzaingó. El mes pasado se había puesto en marcha, en Merlo, el primero de los puentes que se proyectan construir para mejorar la conectividad norte-sur en el corredor Rivadavia y aumentar, también, el número de servicios en el ramal en las horas pico. Un tema que parecía resolverse con el soterramiento, pero que por sus costos se paralizó ya en 2019.

«Había hablado unos días antes, de cómo estábamos con la construcción de puentes, del servicio. Siempre preocupado por el tema de las ventanillas», lo recordó. Todavía no hay sucesor para Meoni en el Ministerio. «Tendrá que tener capacidad de diálogo y de trabajo: es un área muy compleja», analizó Rocha.

«El soterramiento es un agujero, no es parte del sistema ferroviario. No lo tengo a mi cargo. Cuando se pensaba en eso se dejó de invertir en las vías. Compraron trenes y los pusieron arriba de vías viejas», describe gobiernos atrás.

Además del mantenimiento de las vías, se construyen dos puentes en Merlo. Uno sobre la calle Sullivan y Rivadavia. Más adelante se verán otros dos a la altura de Pérez Quintana, en Ituzaingó y Padua. También se está levantando un obrador para remodelar la estación de trenes de Ituzaingó. Una obra que se truncó en 2015. Volverán a levantar andenes modulares, hacia el lado de Fragio.

Por último, Rocha analizó la situación sanitaria en el ramal, que volvió casi a la normalidad. «Llegamos a tener 64 bajas de conductores, la mayoría por contacto estrecho. Las costumbres hacen que tengamos mucha gente en algunos lugares. – los empleados- Se juntan en las bases, los que ingresan, los que salen. Hay guardias pasivas. Se contagiaron varios coordinadores y jefes de turno. Recuperamos 17. Ayer y hoy tenemos la totalidad de las 21 formaciones del ramal eléctrico funcionando», explicó el gerente de la línea Sarmiento.

También tuvo su contrapunto con sus antecesores. «En los últimos 4 años no se compró un tornillo» y anunció los «frenos automáticos para diciembre», algo anunciado hace dos años, cuando se reformó la central de operaciones en Castelar y se renovó todo el tablero eléctrico de trenes, hasta entonces analógico.