Un club de Morón y una ONG se asociaron con el Santander para entregar muñecos inclusivos entre los cliente del Banco

Una ONG y una sociedad de fomento de Morón se asociaron con el Banco Santander para distribuir entre sus clientes una serie de «muñecos inclusivos» con los que intentan que el tema discapacidad no sea tabú en la sociedad.

La idea fue desarrollada por la Sociedad de Fomento Federal del Oeste, que preside el dirigente del MSR de Morón, Cristian «Chapu» Martínez, con la participación del Sindicato Único de Discapacidad y Afines de la Rep. Argentina (SUDARA).

«Cada muñeco tiene una discapacidad y una historia. La idea es trasmitirle a los padres y a los chicos la idea de la inclusión. Cuando lo llevan a la casa, el nene le pregunta a los padres. La idea es que se hable de inclusión. Que no somos todos iguales», explicó Martínez, muñecos en mano, en la sede de la SFFO.

«Esto nace porque el SUDARA (facebook: Sudara.Argentina ) buscaba una manera de generar más inclusión y surgió esta idea. Queremos que en le casa se toma conciencia. Además mujeres que sufrieron violencia de género los cosen y chicos con discapacidades lo rellenan», contó. También explicó que no están a la venta en general. Por convenio, se incorporó al catálogo Superclub del banco Santander. Allí se pueden canjear por puntos. «Esto viene a generar trabajo e inclusión», opinó Martínez, entre otros proyectos activos.

Mil puestos con Rappi

«La inclusión también es generar puestos de trabajo. Por eso cerramos con (la APP de repartidores) Rappi, para la creación de mil puestos de trabajo, junto con la fundación Asoci.ar que conduce Roberto García Moritán (el marido de Pampita) y el Banco Santander», contó el dirigente de Juntos por el Cambio.

Este convenio, que llega también por la gestión de Silvia Flores, directora de la Cooperativa La Juanita, permite a personas interesadas en trabajar para la APP pero que no tengan herramientas (un vehículo, ya sea moto o bici) puedan financiar su compra. «Lo que se busca es que tenga las voluntad y las ganas de trabajar. En este caso es con Rappi, pero también lo hicimos con Mercado Libre y con Google», contó Martínez en una entrevista a radio Mpquatro.

La situación social y económica genera penurias en el barrio. «El comerciante que puso mesas afuera, ya ni eso le sirve. La gente la está pasando mal. Asistimos a muchos vecinos. He visto a gente que tenía locales de ropa y hacen fila para una olla popular. Cerrar un local es cerrar también sueños y proyectos», alertó el «Chapu». Y concluye: «La pandemia no sólo duele en el cuerpo, sino que es mental también. Muchos perdieron su sueño. Nosotros tratamos de tener herramientas porque es una época complicada».