Manes, de campaña por Morón: «En esta elección está en juego discutir el subdesarrollo sustentable o el progreso»

Hay que dejar de mentirnos: Somos un país pobre y no estamos en vía de desarrollo». El mazazo corresponde a Facundo Manes, el neurocientífico y precandidato a diputado nacional en Provincia por la lista de Juntos «Dar el Paso», quien aseguró hoy en su paso por Morón que en esta elección se pone en juego el modelo del «subdesarrollo sustentable» contra el salto hacia la modernidad.

Manes bajó al distrito acompañado por su compañera de lista Margarita Stolbizer (GEN) y por el concejal radical Rolando Moretto, quien encabeza la única boleta que aspira a renovar el Concejo Deliberante y el Consejo Escolar bajo su línea (bajaron la de Anzorena y dejaron que Ariel Diwan compitiera en el distrito con una lista corta, es decir sin nada arriba que lo proyecte).

«Veo una argentina irritable, defraudada, la gente no cree en la política, está huérfana y abandonada. Está agobiada por los impuestos y la burocracia», comenzó diciendo el científico, mientras un colectivero se atrevía a gritar por ventanilla que despejaran la calle, en la puerta del ex Aeropuerto de El Palomar.

«Hay que dar el paso para convertir la resignación en esperanza. En esta elección está en juego discutir el subdesarrollo sustentable o el progreso. El mundo se basa en la educación, la ciencia y la tecnología. Pero en Argentina seguimos obsesionados en el pasado. En esta elección se juega también la ética», sostuvo Manes, quien hizo alusión al polémico cumpleaños celebrado en Olivos.

«Fijense lo que pasó con el Presidente: mientras estábamos encerrados, con gente muriéndose, con los comercios cerrados, no cumplió la norma que él mismo firmó. Si la gente quiere castigar esto lo va a hacer las próximas semanas. Argentina necesita conectarse al siglo XXI -afirmó- una revolución ética».

Unos minutos antes, el precandidato se había entretenido en la fábrica de autos eléctricos SeroElectric en el Polo Industrial ubicado en la otra Base Aérea, en Morón Sur. Luego se dirigió a la plazoleta ubicada en las puertas de la ex terminal aérea, inaugurada en 2018 y cerrada en marzo del 2020 en plena pandemia, centro de protestas a favor y en contra. El Gobierno quitó a la Base cualquier proyecto aerocomercial, en octubre del año pasado, con la excusa de que tres aeropuertos en el área metropolitana era un exceso, al mismo tiempo que gastaba $5000 millones en reformar el Aeroparque Jorge Newberry.

«Cerrar un aeropuerto significa desconectarnos del mundo, de otras partes del país. Impacta negativamente en los comercios de la zona», indicó Manes, ante la consulta de este medio. «Vemos una sociedad frustrada con freno de mano. Necesitamos que millones nos acompañen. Así como dimos el paso a la Democracia, hay que dar el paso a la modernidad. Argentina está cada vez más atrasada. Y no se puede salir sin un proyecto de país», reflexionó a la prensa.