Alberto cerró homenaje a Néstor en Morón y desafió: «Si aún no cerramos con el FMI es porque no nos van a arrodillar»

El presidente Alberto Fernández cerró esta tarde el acto que el Frente de Todos (FdT) organizó en el estadio del Deportivo Morón para recordar al expresidente Néstor Kirchner, a 11 años de su fallecimiento. La jornada, convocada por organizaciones K, lo tuvo como único orador y reunió a varios de los funcionarios que fueron a su vez colaboradores del gobierno del exgobernador santacruceño. El Presidente lo recordó, acaso en la última muestra de unidad antes de las elecciones, pero también defendió el control de precios y criticó al FMI, a menos de dos días de viajar a la cumbre del G-20.

Con un calor agobiante, la cancha se colmó, salvo en la platea frente a la cual estaba montado el escenario. Fueron varios gobernadores, entre ellos Axel Kicillof, e intendentes, empezando por el de Morón, por supuesto, Lucas Ghi. Estuvieron presentes los diputados Máximo Kirchner, Sergio Massa, representantes sindicales como Hugo Moyano, y referentes de movimientos sociales como Emilio Pérsico y Fernando “Chino” Navarro del Movimiento Evita (parte de la organización). Se sabía que Cristina no iba a estar.

Luego de entonar el himno peronista, pasadas las 18.30, se vio el video que había subido a sus redes sociales tres horas antes Cristina Kirchner en donde se escucha a Néstor Kirchner hablar sobre la deuda, el FMI y los precios.

A las 18.42, finalmente, el Presidente comenzó su discurso: “Volvimos a abrazar esto que es la militancia. Es un día singular para todos nosotros. Hace mucho tiempo, mucho tiempo pasó hasta que pudimos reencontramos así todos juntos y decirnos lo que necesitamos y volver a abrazar a la militancia”.

«Néstor es una guía, es exactamente es la luz que todos seguimos porque tuvimos la suerte de ver lo que Néstor significó para la historia argentina, ese extraordinario presidente que la historia nos dio”, aseguró hoy Alberto Fernández.

“Néstor definitivamente vive en cada uno de nosotros y nosotras. Siempre digo que tuve un enorme privilegio, que fue ser quien lo acompañara como Jefe de Gabinete en cada día de su gestión de presidente. Me acuerdo de cada instante, de los comienzos de mucha soledad”, dijo y pidió un minuto de silencio.

“Nunca bajó los brazos, en una época que en verdad se parece mucho al tiempo al que nosotros debimos asumir la presidencia el 10 de diciembre de 2019. Cuando Néstor llegó, la Argentina había sufrido la pandemia del gobierno de la Alianza. Había que poner de pie ese país que estaba socialmente lastimado. No somos todos los mismos. Algunos son responsables del estado en el que nosotros asumimos. El país estaba en default, como estaba la Argentina el día que asumimos”, continuó el jefe de Estado.

Sobre las negociaciones con el FMI, aseguró que aún no se acordó porque “no se van a arrodillar” ante los pedidos del organismo de crédito. “Si aún no cerramos un acuerdo con el Fondo es porque no nos vamos a arrodillar”, remarcó.

“A veces quisiera que los diarios le digan al Fondo el daño que hizo al darle a la Argentina una deuda que no podían pagar. Pero no, veo que me piden un acuerdo de cualquier precio, pero no, no vamos a haber un acuerdo que postergue más a ustedes. Todos sabemos quién juega para otros intereses y quién para el pueblo. Esperen para cobrar porque antes que ustedes hay millones de argentinos. Voy a cerrar con el Fondo el día que sepa que eso no condiciona el futuro de la Argentina”, dijo Fernández.

“En Francia discuten lo mismo que en la Argentina, en un afiche: cuando la economía se vuelve privada, todos los ciudadanos nos privamos de un derecho”, aseguró Fernández.

Y sumó: “Eso debemos recordarlos: cuando entregamos a manos privadas cuestiones que son del estricto resorte. Cuando el Estado se retira y deja que los privados actúen, los privados piensan solo en un objetivo, las ganancias, y desde el Estado pensamos en derechos en salud, educación, garantizar servicios”.

Luego cruzó a los liberales al decir: “Me encantaría que los que se llenan la boca hubieran seguido el ejemplo de Alberdi y Sarmiento, quienes entendieron que no había ninguna posibilidad sin educación pública dada por el Estado”.

“En el Frente de Todos no todos pensamos igual y viva las diferencias y viva que confrontemos. Nadie nos enseñó más que Néstor y nadie es dueño de la verdad, somos dueños de una verdad relativa”, dijo Fernández sobre las internas y agregó: “¿Cómo me va a molestar el debate?”.

El mandatario debió interrumpir su discurso en más de una oportunidad porque había personas descompuestas a raíz de la ola de calor que azota la zona donde se llevó adelante el acto.

“La inflación no tiene ninguna otra explicación más que la especulación de un grupo de pícaros que quieren sacar ganancias en desmedro de los argentinos”, dijo Fernández en medio de la espiral de suba que hay en el país.

Convocatoria

“Primero se crece, luego se paga”, fue el lema de la convocatoria impulsada también desde las agrupaciones políticas como La Cámpora, Nuevo Encuentro, Kolina y Movimiento Evita, entre otros.

Al encuentro fue invitada, pero no participó la vicepresidenta Cristina Kirchner. En su lugar, uno de los principales participantes fue el jefe de bloque del Frente de Todos en la Cámara baja e hijo del expresidente, Máximo Kirchner. Además de su tía y gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner.

El acto tuvo también réplicas en distintos puntos del país, donde el peronismo se concentrará en plazas, parques y otros espacios públicos bajo la consigna “Imitemos el Ejemplo”, en referencia al pago al FMI saldado por la administración de Kirchner en 2006.