Merlo: Una maestra de escuela denunció haber sufrido lesiones cuando se le cayó una ventana en la cabeza

Una maestra de la Escuela Primaria N°24 de Merlo resultó herida luego de que una ventana se desprendiera de la pared y le impactara directamente en la cabeza.

Estela Saavedra lo contó en sus redes sociales: «En la escuela que trabajo a la mañana se me cayó una ventana en la cabeza, siento mucha impotencia y tristeza por las condiciones en la que trabajamos, después dicen que exageramos».

«La mayoría de las escuelas están en muy malas condiciones edilicias y no nos escuchan!!!! No tenemos que naturalizar más, el estado es responsable de la desidia en la que vivimos», escribió en su cuenta de Facebook el pasado martes 16 de noviembre.

Junto al relato, acompañó la publicación con varias imágenes en las que se la puede ver con una gasa en la cabeza, un cuello ortopédico y sangre en el pelo.

«Por suerte la tomografía salió bien”, escribió la maestra del colegio ubicado en Merlo, cuyo intendente es desde 2015 Gustavo Menéndez, titular del PJ bonaerense.

En el posteo, la mujer se acordó de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, quienes fallecieron en 2018 por la explosión que se produjo en la escuela 49 de Moreno: «Otros, como Sandra y Rubén, no pudieron contarlo, por eso lo hago».

Ese trágico hecho sucedió el 2 de agosto de 2018, minutos antes de que los alumnos ingresaran a la primaria Nº49 Nicolás Avellaneda, ubicada en Davaine y Félix Roldan del barrio San Carlos, al oeste del Gran Buenos Aires.

Un desperfecto con el gas le costó la vida a la vicedirectora, Sandra Calamano (48), y al auxiliar docente Rubén Orlando Rodríguez (45).

El pasado 3 de noviembre, otro incidente casi termina en tragedia debido a las precarias condiciones de infraestructura presente en varios establecimientos educativos bonaerenses.

Esta vez, sucedió en la Escuela Primaria N° 54 de Merlo, ubicada en la calle Perdriel al 3050. Según informaron las autoridades del colegio, un pedazo de techo se desprendió y cayó sobre la vicedirectora del colegio, Sandra Pereyra.

«Familias, les informamos que lamentablemente hoy se desprendió un pedazo enorme del cielo raso de la galería cayendo sobre la vicedirectora del colegio. Afortunadamente se encuentra bien», informaron a través de un comunicado oficial.

Luego, se quejaron por la falta de ayuda del Estado para brindarle la seguridad necesaria al edificio: «Como ustedes saben venimos reclamando y juntando firmas para los arreglos que necesita la escuela y hasta el día de hoy no obtuvimos respuestas. Precisamente queríamos evitar que ocurra esto sobre todo por los niños y niñas que diariamente concurren a la escuela y se merecen estar en un lugar en condiciones y seguro».

«La escuela sigue sin ningún arreglo, las rejillas de desagüe, que ya provocaron un accidente, siguen en mal estado, los enchufes, cables y goteras, nunca se arreglaron», cerraron.

Dos semanas más tarde, el 17 de noviembre, los alumnos y trabajadores de la escuela hicieron un «abrazo» simbólico alrededor del colegio en busca de visibilizar el caso y reclamar por mejores condiciones.

Fuente: Clarín