Retroceso: Mientras unos intendentes piden una reforma para poder ser reelectos, otros defienden la alternancia

Mientras una cúpula de intendentes buscan aprovechar una cumbre con el gobernador Kicillof para conseguir una reforma que les conceda por ser reelecto por segunda vez en 2023, otros jefes comunales se expresaron en contra de modificar (de nuevo y cuatro años después) la Ley Orgánica de Municipalidad.

“No me parece natural estar tantos años al frente de un municipio. Estar demasiado tiempo en un lugar no me da ganas. Cuando se toma este trabajo en serio lo pagás con el cuerpo, con la salud. Son muchas horas. Es el primer mostrador del Estado. Son 24 horas de ser intendente”, señaló Gustavo Menéndez, jefe comunal de Merlo y todavía presidente del PJ provincial.

En esta línea, Diego Valenzuela, de Tres de Febrero (Juntos) aseguró en las últimas horas que la ley “es una buena herramienta para la alternancia; un gobierno prolongado puede alejar a los intendentes de la gente y debilitar su gestión”.

De acuerdo a la reforma impulsada en 2016, 91 intendentes de la provincia de Buenos Aires deberán dejar en diciembre de 2023 su lugar en sus municipios porque en agosto de 2016 se aprobó la ley que modificó la Ley Orgánica Municipal y que limita a dos períodos consecutivos como máximo los mandatos de los jefes comunales. Tras las elecciones legislativas, muchos de esos jefes comunales le plantearon la propuesta de modificar esta normativa al Presidente, en un asado que se realizó en la quinta de Olivos.

“El Gobierno escucha y va a escuchar y en algún momento se va a tomar alguna decisión“, señaló luego de ese encuentro la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti.

El intendente de General Alvarado, Sebastián Lanantuony (Frente de Todos), afirmó: “Todo tiene su tiempo, los movimientos son necesarios e importantes para darle continuidad a las políticas públicas. Se trabajará desde el Congreso, pero la renovación tiene que darse y no perpetuarse en el tiempo”.

Por su parte, Eduardo Campana, jefe comunal radical de General Villegas, indicó: “No hay que perpetuarse en el poder. Es buena la participación de los jóvenes en democracia y la gente quiere algo distinto”.

En sintonía también se manifestó el intendente de Olavarría, Ezequiel Galli (Juntos por el Cambio): “Que haya un límite es sano. En democracia, nada le hace peor a una gestión que eternizarse en el poder. La ley es buena y es de consenso”.

Mientras tanto un grupo representativo de los intendentes del oficialismo, entre ellos el sobreviviente Alberto Descalzo (Ituzaingó), mantendrán hoy una reunión con Kicillof. Allí, los que están a favor de modificar la ley irán con una propuesta específica que, en caso de tener el aval político, deberá presentarse en la legislatura provincial. El anteproyecto, que ya circula por las redacciones, dispone cambios en el artículo 3 de la ley orgánica de las municipalidades.

“El intendente será elegido directamente por el pueblo y durará 4 años en sus funciones pudiendo ser reelecto. Los concejales serán elegidos directamente por el pueblo y durarán cuatro años en sus funciones. El concejo deliberante se renovará por mitades cada dos años y sus miembros podrán ser reelectos por un nuevo período, en el supuesto que hayan sido reelectos no podrán ser elegido en mismo cargo, sino con intervalo de un período”, sostiene el borrador, que limita a los concejales, pero no así a sus intendentes.

En los fundamentos del anteproyecto, además, se hace hincapié en la autonomía municipal. También se explica que “los municipios tienen grandes desafíos debido al rol activo que tienen, jugando un papel clave en el desarrollo provincial y como la otra cara de la misma moneda, es el intendente quien mejor conoce las solicitaciones del pueblo, y quien mejor que el pueblo para volver a delegar en él su representación evaluando si cumplió o no dando respuestas a las necesidades y demandas locales”.

Finalmente, se agrega que “en la constitución provincial no se establece un límite de tiempo ni de reelecciones para el departamento ejecutivo unipersonal”.

Otro camino es revisar por vía judicial la retroactividad de la norma. Es decir que sigan siendo dos mandatos consecutivos, pero que se considere el primer período de gobierno a partir de 2019 y no de 2015, como sucede actualmente.

Entre otros partidos, la Coalición Cívica también manifestó su rechazo. “En 2016 acompañamos votando la no reelección, hace un año nuevamente dejamos clara nuestra postura, y hoy volvemos a recordarla para que no haya dudas”, expresaron a través de un comunicado. “El fin de las reelecciones indefinidas es la Provincia es una conquista que no se negocia”, señalaron. La reforma se había plasmado por un acuerdo entre María Eugenia Vidal y Sergio Massa, a los que se sumaron el GEN y la Izquierda.