La fiesta del escruche: Robaron 100 mil dólares de la casa de un jubilado de Haedo que se encontraba de vacaciones

Al menos dos delincuentes sustrajeron 100.000 dólares de la vivienda de un jubilado de 70 años que, se encontraba de vacaciones, bajo la modalidad del escruche.

El “escruche”, en la jerga policial y de los delincuentes, hace referencia a aquellos robos en domicilios, en oficinas o en comercios en ausencia de sus moradores. Esta modalidad tuvo varios episodios entre la Navidad y el Año Nuevo.

El hecho se registró el lunes 4 de enero en una casa de Los Andes al 1400, en Haedo; y fue denunciado por el hijo de la víctima, quien constató que se habían metido sin ejercer violencia y que se robaron los ahorros de su padre.

La víctima se fue el pasado 28 de diciembre y la denuncia ante la Policía se radicó apenas se constató el robo, el último martes 4 de enero. Lo llamativo es que las puertas y ventanas no estaban violentadas, con lo cual ahora la Justicia enfoca la investigación en el entorno del hombre, a quien lo despojaron de una cifra millonaria: los ladrones se llevaron más de U$S 100.000, un monto que gira alrededor de los $20 millones al tipo de cambio actual.

La Policía Científica no encontró huellas dactilares en la casa tras el robo, sólo dos colillas de cigarrillo que iban a ser analizadas.

El caso es investigado por la Unidad Funcional de Instrucción N°5 de Morón, que también revisará un material que podría ser clave: la cámara de seguridad de un vecino que vive frente a la mencionada propiedad, registró movimientos inusuales en la madrugada de Año Nuevo.

En el video, que ya forma parte del expediente, se pudo ver una camioneta merodeando la zona y dos hombres que también «estudiaron» el frente de la casa hasta que terminaron entrando al saltar unas rejas.

Persiguió a ladrones

En otro hecho, una familia llegaba a su casa a las 2.30 del sábado 25 de diciembre a su casa de la calle Primera Junta al 100, en Haedo, cuando vieron desde su auto a una camioneta estacionada frente al ingreso de su garaje.

«Pensé que era un vecino, por eso toqué bocina», dijo Pedro Palacios García, de 34 años. Al ver que un hombre salía de su propiedad se percató que era un robo.

El ladrón se subió a la camioneta y se fugó hacia el Acceso Oeste. «No me medí nada y los seguí mientras llamaba al 911», dijo el hombre, que persiguió a la camioneta durante casi 10 kilómetros hasta llegar a Villa Luro.

Allí se cruzó con un patrullero de la Policía Federal que continuó el seguimiento, pero los delincuentes lograron huir.

Los escruches fueron furor en las fiestas. También en Castelar Norte, donde en el Año Nuevo desvalijaron tres casas en una misma calle, aprovechando que sus moradores no estaban en el domicilio. Ocurrió sobre Pedro Goyena al 3000, donde según vecinos hay alarmas comunitarias pero no custodios privados.