Marcha por Justicia y Seguridad: Detuvieron a dos jóvenes sospechados de dispararle en la cara a un chico en Ciudad Evita

La Policía Bonaerense detuvo hoy a dos menores de edad, de 16 y 17 años, acusados de dispararle en el rostro a un chico de 12 años en Ciudad Evita, partido de La Matanza. Los arrestos se concretaron en el barrio Villegas, cerca de donde ocurrió el hecho. Tras las detenciones la causa giró al fuero de menores y quedó a cargo del fiscal Emilio Spatafora, quien le tomará declaración a los jóvenes en las próximas horas.

Por su parte, la víctima del ataque evoluciona en el Hospital Italiano de San Justo. El jueves el primer fiscal del caso, Fernando Garate, le tomó testimonio para que relatara el ataque. Según indicaron las fuentes, el chico contó que había salido de la escuela y que se dirigía a su casa mientras escuchaba música con sus auriculares.

Cuando llegó a la esquina de la avenida Eva Perón y Maracaná, cerca de las 17:30, sintió que “lo tocaron de atrás”.

En ese momento, se dio vuelta y le dispararon en la cara. La secuencia fue cuestión de segundos, explicó el menor atacado. Además, dijo que “como escuchaba música, no entendió bien la situación, no los escuchó”.

Los investigadores del caso llegaron a los detenidos a partir de distintas cámaras de seguridad. “Por lo que observamos en las filmaciones, le quisieron robar la mochila que traía y se les escapó el tiro“, trascendió.

Tras el ataque, el chico fue asistido en un primer momento por Jésica, empleada de una pollería de la zona. “Yo estaba trabajando en el fondo, escuché el disparo y no vi a nadie en la puerta. Salí y lo vi que se apoyó contra una pared y empezó a perder sangre por la boca”, contó la testigo.

Por Justicia y seguridad

“Muchas gracias a todos los que se acercaron, estoy muy conmocionada; siempre veíamos por la tele esto y hoy me toca estar acá; nos toca a todos estar peleando por nuestros niños”, expresó Natalia, la madre del niño, durante una marcha de familiares y vecinos, este sábado.

“Agradezco que mi hijo está con vida y no haber tenido que enterrarlo en estos días”, indicó. No obstante, exigió: “Quiero seguridad para todos los niños, porque Joaquín ya tiene truncada parte de su infancia; él ya no va a ser el mismo de siempre. Quiero que cada uno de los chicos que hoy esta acá pueda salir libremente, disfrutar y ser felices”.

La mujer contó que no es la primera vez que la familia sufre un hecho inseguridad. Cuando llegaron al barrio, a ella le robaron una camioneta a punta de pistola. Cansada de la forma de vivir, dijo con angustia: “Nosotros hace 4 años que estamos acá, nos endeudamos con un crédito UVA, trabajamos todo el día, estoy estresadísima. Pero le dije a mi marido: ‘Vendamos todo, entregá la casa y nos vamos, no quiero más’”.