Atentado a CFK: Allanaron la casa de Gabriel Carrizo, en Morón, quien volverá a ser indagado por «encubrimiento»

La Policía de Seguridad Aeroportuaria allanó en las últimas horas de este miércoles la casa de Gabriel Carrizo, el último detenido en el marco de la investigación por el atentado a Cristina Kirchner. El joven, quien reside en Morón junto a su familia, es considerado el jefe del grupo de vendedores de copos de azúcar, con quienes se relacionaban Brenda Uliarte y Fernando Montiel.

El operativo se llevó a cabo horas después de la detención de Carrizo, que se produjo cuando fue a Comodoro Py para retirar su celular. Las pericias detectaron que intercambió mensajes con Brenda Uliarte, novia de Fernando Sabag Montiel, el hombre que le gatilló a la vicepresidenta, después del 1 de septiembre, fecha en que se produjo el ataque a la vicepresidenta.

El allanamiento, según le contó a TN el abogado de la familia de Carrizo, comenzó alrededor de las 22 a la casa ubicada en Ángel Pache al 200, en la ciudad situada al oeste del conurbano bonaerense. En la vivienda estaban la mamá y un hermano menor del cuarto detenido por el atentado a la vicepresidenta.

“La situación de momento es confusa. Estoy parado hace más de 50 minutos en la puerta, en lo que aparentemente es un allanamiento ordenado por la doctora Capuchetti”, comentó el letrado, que explicó que fue «convocado por la familia», aunque aclaró que aún no asumió «formalmente la defensa del detenido» y que no sabe si lo hará.

Y agregó: “Lo que más me preocupa, aparte de no darme ingreso a pesar de haberme identificado como abogado de la familia y para poder controlar el operativo, es que la madre y el hermano de la persona que fue detenida están allí privados ilegítimamente de su libertad, porque no se les habilita el egreso”.

“Son dos personas que no están afectadas aparte de este allanamiento a la investigación y el derecho penal no tienen que trascender a los familiares de una persona que está sospechada y esta situación es por lo menos reprochable”, justificó.

En tanto, aseguró no tener «idea de qué están buscando» y advirtió que «el cuadro da para preocuparse». «No quiero dar muchos datos por lo que implica esta causa», cerró el abogado.

En otro avance en la causa por el atentado a Cristina Kirchner, este miércoles fue detenido Gabriel Carrizo, considerado el jefe de la «banda de los copitos» -por el grupo de vendedores de algodones de azúcar- que rodea a Fernando Sabag Montiel, el hombre que le gatilló a la vicepresidenta, y su novia Brenda Uliarte, imputada por los chats de su celular que revelaron un presunto rol de instigadora.

De hecho, Uliarte había compartido un móvil de tevé para despegarse del tema antes de ser detenida. Fue en Telefe y Carrizo la acompañó esa vez. En esa oportunidad ella se hizo llamar «Ámbar» y él, «Nicolás».

Tras la detención de Agustina Díaz, es la cuarta persona que la jueza María Eugenia Capuchetti hizo detener.

Este miércoles por la tarde detuvieron a Gabriel Carrizo, jefe de la «banda de los copitos».

La detención de Carrizo, ordenada por la jueza, se produjo tras la información obtenida del informe pericial realizado sobre el teléfono celular que este joven había entregado voluntariamente hace diez días.

La nueva prueba incorporada al expediente que lleva la carátula de tentativa de homicidio, muestra mensajes que intercambiaron Uliarte y Carrizo después del atentado del jueves 1 de septiembre.

En principio al joven integrante de la «banda de los copitos», se lo detuvo como posible encubridor del atentado a la vicepresidenta tras las comunicaciones que mantuvieron después del hecho.

Por otro lado, se explicó que su encarcelamiento no está vinculado al plan de ataque que se realizó el jueves 1 de septiembre, porque no hay registros fílmicos que lo ubiquen en la escena de los hechos.

(Fuente: Clarin)