Dos exconvictos fueron detenidos, luego de protagonizar una entradera y tirotearse con la Policía en Morón centro

Un exconvicto y un delincuente condenado que estaba bajo libertad condicional fueron detenidos este viernes tras asaltar a un matrimonio en su casa de García Silva al 300, en Morón Sur, y enfrentarse con la Policía.

Hilda, de 69 años, había subido hasta la primera planta de la casa con el desayuno de Ricardo, de 71, que es paciente oncológico en tratamiento y estaba descansando. Cuando la mujer volvía a la planta baja comenzó la pesadilla, un sujeto salió de la nada y la apuntó a la cara con un arma de fuego. “Quedate quieta o te meto un tiro”, la amenazó.

La mujer no se resistió, pero tampoco se amedrentó con el brillo brutal del arma: “Sacame el revólver de la cara”, le ordenó a los gritos para que la empleada que limpiaba en la planta baja y su nieto que trabaja en una habitación, escuchen.

La reacción impulsiva y valiente de Hilda hizo que el malviviente la golpee en la cara antes de correr y tomar del cuello a la otra mujer que se asomó al pie de la escalera. Sin dejar de apuntarlas con el arma y gritar amenazas, las hizo subir a las dos y se encontraron con Ricardo que se había levantado de la cama.

“Nos ordenaba que nos tirásemos al piso y le dije que eso no lo íbamos a hacer. Que agarre todo lo que quería y se vaya”, relató la mujer.

Con las víctimas atadas y la situación controlada, el sujeto fue hasta la puerta e hizo ingresar a un cómplice que hacía de campana en la vereda. “Los dos estaban armados y lo primero que pidieron fueron medicamentos, después plata. Les dije que éramos jubilados, que no teníamos dinero, que terminen y se vayan sin hacernos nada”, relató Hilda.

Mientras la mujer lidiaba con los ladrones, el nieto que escuchó algunos de los gritos llamó al 911 y denunció lo que estaba ocurriendo en la casa de sus abuelos. “Revolvieron todo, dieron vuelta cajones, hicieron un desastre hasta que sonó el timbre”, describió Hilda. “Cuando lo escucharon fue el peor momento”, agregó.

“Es la cana, estamos hasta las manos”, dijeron y subieron para intentar escapar por los techos de la vivienda.

“En ese momento se enteraron que había alguien más, se encontraron con mi nieto. Se lo querían llevar de rehén, pero se resistió y se trompearon”, contó la mujer. “Para que se vayan les abrió una puerta que da al fondo de una casa vecina y por ahí quisieron escapar”, agregó.

A continuación, el joven liberó a su abuela que fue hasta la puerta y dejó entrar a los efectivos del Comisaría 1ra. de Morón que tenían la manzana rodeada. “Uno de los sujetos había cruzado a la casa lindera y amenazó al morador, el otro tuvo un corto enfrentamiento armado con el personal policial, pero desistió y fue reducido”, informó un vocero del personal actuante. Momentos después el cómplice fue desarmado y detenido en la casa vecina.

“Los hombres fueron identificados como Daniel Quiroga, de 34 años con domicilio en Marcos Paz, e Iván Mereles Silva, de 31 y de Ciudad Evita”, informaron fuentes judiciales. “Quiroga estaba con libertad condicional y Silva había salido de la Unidad Penal 39 de Ituzaingó el pasado 9 de noviembre”, destacaron los informantes. Los detenidos quedaron a disposición de la UFI Nro. 3 de Morón.