El fenómeno de los eSports: desde sus orígenes a su eclosión

Los deportes electrónicos son, hoy, uno de los fenómenos que mayor impacto han creado dentro de los espectáculos retransmitidos. Hablamos de gran impacto porque su crecimiento ha sido espectacular, especialmente, en la última década. Hoy estos eventos cuentan con una audiencia que se mueve en torno a los 500 millones de espectadores anuales a nivel mundial; pero que mantienen unas previsiones que les acercan a los 600 millones de cara a dos años vista. A pesar de que su reciente eclosión está manteniendo un ritmo exponencial, lo cierto es que el camino ha resultado largo y no ha sido hasta que la sociedad y la tecnología han llegado a un nivel de madurez digital que este fenómeno ha manifestado semejante expansión.

Los videojuegos, en sí, llevan décadas formando parte del núcleo del ocio digital. Si bien es cierto que el target ha cambiado considerablemente desde los años 90 a la actualidad, pues dejaron de ser un ecosistema centrado en jugadores muy jóvenes para llegar a un público mucho mayor. Los avances tecnológicos han tenido mucho que ver en ello, así como una renovación generacional evidente. Pero, para muchos, era difícil imaginar que esta versión competitiva de los videojuegos, los eSports, iba a acabar teniendo un papel tan relevante en los medios y la audiencia.

Hay que remontarse a principios de los años 70 para encontrar el primero de los campeonatos de este estilo, donde un grupo de estudiantes de Standfor decidió realizar un torneo al “Space Wars”. El carácter íntimo de esta competición hace que muchos no lo consideren, realmente, como un caso pionero en los deportes electrónicos. En cambio, del evento de 1980 organizado por Atari y que congregó a un centenar de estadounidenses para competir en el “Space Invaders” se tiene otra visión. Este campeonato que encumbró a Rebecca Heinemansí tiene la consideración de ser el primero de los eventos de eSports de la historia; aunque, evidentemente, su seguimiento era muy inferior a lo que vendría en décadas posteriores. Durante esa década continuaría la evolución de esta disciplina con la creación de diversos equipos y las competiciones que se llevaron a cabo por parte de la mayor potencia existente en materia de videojuegos: Asia. Pero el verdadero impulsor de que los eSports tuviesen un seguimiento global fue la aparición de la red de internet, pues iba a dotar a estos eventos de una repercusión mundial; especialmente porque sus aficionados eran conocedores del mundo digital y aprovechaban todos los recursos tecnológicos a su alcance para seguir esta afición por las competiciones de los videojuegos.

La evolución de los videojuegos también tiene, por lógica, un papel capital en el desarrollo de este fenómeno. Títulos más complejos han dado lugar a mayores posibilidades competitivas. Así, los grandes géneros han mejorado en su calidad aprovechando las ideas originales que cautivaron a generaciones anteriores. Mucho tiempo ha pasado y grande ha sido la evolución desde el lanzamiento de “Doom” (y lo que significó en su época) hasta la era actual. Hoy, uno de los juegos de disparos en primera persona por excelencia es “Valorant”, un “shooter” táctico muy avanzado y que arrasa en los deportes electrónicos, a tenor de las audiencias de sus campeonatos y del considerable tráfico web en los portales de pronósticos para discernir quién tiene más posibilidades de hacerse con el triunfo en los eventos de “Valorant”. Pero hay que señalar que títulos como “Doom”, “Quake” o “Nuke Nukem”, en la primera mitad de los 90´s abrieron la puerta creativa a estos juegos actuales. Pero uno de los grandes espaldarazos para los deportes electrónicos llegó con las redes sociales. Esta nueva forma de comunicación, que ha cautivado al público más joven, ha representado otra forma de vivir el mundo de los videojuegos. Ver jugar y comentar su experiencia a grandes expertos en esta materia se convirtió en uno de los contenidos más seguidos en la red. Por ello, guarda cierta lógica que la retransmisión de eventos de eSports a través de esta vía tuviese un éxito considerable. Hoy, las retransmisiones a través de redes como Twitch de los campeonatos y torneos de deportes electrónicos se han convertido en un fenómeno de masas. Este público se encuentra especialmente cómodo en este ámbito digitalizado y sus posibilidades, a nivel global, han representado una apertura a la forma de seguir los acontecimientos deportivos, en este caso de carácter electrónico.