19/05/2024

El desabastecimiento de combustible que afectó al interior del país llegó al AMBA y causó largas filas

La escasez de naftas y gasoil que venía afectando a varias ciudades del interior del país llegó este viernes al AMBA, donde numerosas estaciones de servicio tuvieron que cerrar por falta de suministro, a pesar de vender por cupo. La oferta se cortó en rutas como la 2, camino a la Costa Atlántica, donde sólo se consigue GNC, y ya casi no había servicios en ciudades importantes de PBA como Pinamar, Mar del Plata o Tandil.

La falta de nafta y gasoil, causada por el cierre temporal de una refinería y la demora para la descarga de barcos por no contar con la aprobación (y los dólares) del Banco Central, motivó al final una reunión entre la secretaria de Energía, Flavia Royon, con las empresas refinadoras: YPF, Shell, Axion y Puma Energy.

El desabastecimiento amplificado en los últimos días choca con un deseo del candidato y ministro de Economía, Sergio Massa: que hasta el balotaje no haya aumentos de precio. De hecho, en la reunión no hubo definiciones sobre el tema, pese a que faltan solo cuatro días para que finalice el congelamiento. Tan solo se acordó la importación de 10 barcos de combustible para abastecer a las estaciones de servicio.

Desde el congelamiento de precios de combustibles a fines de agosto, solo YPF logró mantener prácticamente sin cambios sus valores en surtidor, a excepción del incremento de 3% del lunes último. El resto de las refinadoras aplicó al menos tres aumentos de 2,5%, lo que hizo crecer aún más la brecha de precios entre YPF y su competencia. Solo en la Ciudad de Buenos Aires (CABA), en algunas estaciones hay más de $30 de diferencia por litro de nafta, mientras que en el interior, la brecha es mayor.

YPF tiene una participación de mercado de 55% en el despacho de combustibles, con una demanda que crece aun más a medida que aumenta la brecha de precios.

Esta semana, además, se sucedieron otros problemas para la compañía que está controlada en un 51% por el Estado, luego de que la Secretaría de Comercio le restringiera también el acceso a dólares a empresas controladas por el Estado, debido a la escasez de reservas. Al menos tres buques cisterna tuvieron que hacer tiempo en la costa hasta que YPF le girara los dólares de pagos, como reveló el jueves Bloomberg.

Ante los faltantes de combustible, la Confederación de Entidades de Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (Cecha) y asociaciones provinciales de estacioneros solicitaron al Gobierno Nacional “arbitrar las medidas conducentes a regularizar la situación planteada, adoptando todos los medios a su alcance, que permitan a las petroleras regularizar el abastecimiento de las estaciones de servicio”. “Todos necesitamos combustible y en estos momentos no tenemos el suficiente para atender a la demanda. Urge una pronta solución”, pidieron.

Asimismo, la entidad empresaria aclaró que las estaciones de servicio “no tienen injerencia en la falta de una adecuada provisión de combustibles” y que el problema de faltantes se “viene profundizando en los últimos tiempos”.

“Lo que se inició con quiebres dispersos de stock en regiones o zonas puntuales, se ha ido generalizando rápidamente con mayor intensidad a todos los productos, a lo largo y lo ancho del país”, añadieron.

Por su parte, la Sociedad Rural Argentina (SRA) y Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) advirtieron que “la falta de gasoil provocaría potenciales pérdidas que los productores no pueden afrontar, especialmente luego de una sequía histórica que aún continúa en diversas zonas”.

“Es por eso, que las autoridades competentes deberán tomar cartas en el asunto para que el abastecimiento sea normal y la producción agropecuaria pueda desenvolverse con certezas”, indicaron en un comunicado.

Fuente: La Nación