21/05/2024

«Estafa moral»: Embargo y fractura expuesta en la histórica Federación de Trabajadores Municipales

Un grupo de dirigentes que rompió con la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales de la Provincia emitió ayer un comunicado en el que denuncian una «estafa moral» por parte de la gestión de Humberto «Nito» Bertinat. Esto como consecuencia de una causa judicial podría embargar cuentas y propiedades del gremio, a raíz de la denuncia formulada en 2019 por el dirigente de Hurlingham Sandro Silva.

La nueva Federación de Empleados Municipales tiene apenas cinco meses de vida pero unas catorce organizaciones sindicales asociadas. bajo la conducción de Ariel Collia (Tres de Febrero) como secretario General y José Luis Nuñez (Merlo), como adjunto. La fractura fue expuesta a partir de la sentencia , de acuerdo al comunicado difundido esta semana, dictó el Juzgado Nº12 Civil y Comercial de Morón, a cargo de la doctora Mónica Liliana Preisz, que determinaría el remate de propiedades y el embargo de cuentas federativas por el valor de 1.300.000 dólares y 85 millones de pesos. Esto a partir de una deuda del Sindicato de Municipales de Hurlingham que, aseguran, nunca fue homologado como tal en Provincia y por lo cual harían responsable a la Federación, que tiene a su secretario como referente en ese mismo distrito.

«Bertinat conducía sin inscripción gremial. No tenía reconocimiento del Ministerio del Trabajo y hacía 20 años que operaba con el sello, nunca hizo un relevamiento, ni presentó un balance», denunciaron desde esta federación.

Y sostienen que Bertinat, secretario general del sindicato municipal y concejal de Unión por la Patria de Hurlingham, «estafó la credibilidad y economía» de los sindicatos adheridos y por consecuencia de sus afiliados.

Sandro Silva lo había denunciado por una suma de dinero que entregó al Sindicato de Hurlingham en 2018, que no habría sido devuelta. Y que al año pasado acumulaba más de $83 millones por intereses acumulados.

Después de este comunicado, la FSTMPBA emitió un comunicado en el que niega la existencia de un fallo adverso a las arcas de la central obrera, trata de «traidores» a aquellos dirigentes que generaron la fractura interna y asegura que desde septiembre del año pasado la causa iniciada por Silva «no tiene movimiento alguno».

Por su parte, el demandante (inactivo en redes sociales) difundió una serie de videos a través de las historias de su cuenta de Wathssap en el que afirma que «llevo cinco años de lucha judicial» y que por eso mismo llevó la denuncia hasta la mismísima CGT y al presidente del PJ bonaerense, Máximo Kirchner, a quienes, asegura, «Bertinat utilizó» para su carrera. Eso entre otras acusaciones personales de tono aún mayor.