16/06/2024

Detienen en Merlo a dos sospechosos por el crimen del mecánico de motos de Ituzaingó Sur

Dos hombres fueron detenidos esta madrugada acusados de asesinar al mecánico Ariel Charrute, hace una semana, en Ituzaingó Sur. Las detenciones se realizaron en dos domicilios de Parque San Martín, en Merlo, cerca del lugar del crimen, en un operativo conjunto de la DDI de Morón y de la Cría Primera de Ituzaingó.

Uno de los apresados, identificado como Daniel Augusto López, tenía en su vivienda un revólver calibre .38 que, tras un cotejo, sería el arma utilizada para disparar al mecánico que había salido a perseguirlos tras el robo de una moto a un comerciante vecino a su taller.

En tanto, también se incautaron un buzo y un pantalón que vestía el sospechoso al momento del hecho.

En tanto, el otro de los detenidos va a ser llevado a una rueda de reconocimiento para determinar si estuvo en la escena del hecho, añadieron los voceros judiciales.

Actúa la fiscal María Laura Cristini, a cargo de la UFI 2 de Ituzaingó, quien indagará a López en las próximas horas y aguardará el resultado del procedimiento del segundo aprehendido para pedir las detenciones formales, añadieron las fuentes.

El crimen sucedió poco después de las 21 del martes 26 de septiembre en la intersección de las calles Caaguazú 2500, casi esquina Bertole. Charrutte estaba en su taller mecánico que comparte con un amigo cuando ambos fueron testigos de cómo dos delincuentes armados le robaban la moto a un kiosquero de la cuadra.

Los asaltantes, según los testigos, no lograron hacer arrancar la Gilera blanca que le habían sustraído al comerciante y comenzaron a llevarla a pie, secuencia que quedó grabada por una cámara de seguridad, donde se puede ver al mecánico salir armado a perseguir a los ladrones.

Instantes después, Charrutte y su socio se montaron a su moto Corven Triax de 150 cilindradas y salieron a perseguir a los ladrones con la intención de recuperar el vehículo que le habían robado al kiosquero.

Según las fuentes consultadas por Télam, cuando los asaltantes advirtieron esta situación, dejaron tirada la moto robada y se escondieron atrás de un árbol para comenzar a dispararles a las personas que los querían atrapar.

Así fue como el mecánico Charrutte recibió un balazo en la cabeza, a la altura del ojo izquierdo, que lo tumbó y le provocó la muerte en el lugar.

Finalmente, los delincuentes escaparon con la moto Corven Triax de Charrutte, que luego abandonaron a cinco cuadras, junto a dos camperas.

La autopsia determinó que la víctima presentaba un «orificio redondeado con halo de contusión interciliar compatible con orificio de entrada de proyectil de arma de fuego, incautándose el elemento productor alojado en cuero cabelludo el cual resulta ser proyectil calibre.38 apto para futuro cotejo».

La muerte, agregó la autopsia, fue a raíz de un «sangrado intracraneal producido por herida de proyectil de arma de fuego en cráneo».