17/06/2024

Merlo: Un empresario se iba de vacaciones y lo asesinaron para robarle el auto, en Pontevedra

Un empresario de 49 años fue asesinado de un balazo a quemarropa por delincuentes que le robaron la camioneta en la puerta de su casa, en la localidad de Pontevedra (Merlo) cuando esta madrugada partía a San Bernardo pasar las vacaciones con su familia.

El hecho se registró en Otamendi y Olaya, en la puerta de la casa de Leonardo Antonio Quinteros, donde fue ejecutado de, al menos, un disparo por parte de delincuentes que escaparon abordo de su camioneta Volkswagen Amarok azul. El rodado apareció abandonado esta mañana en Virrey del Pino, partido de La Matanza.

Según informaron las autoridades, el vehículo estaba cargado con los objetos personales de la familia de la víctima. Por pedido del fiscal, la camioneta fue secuestrada para buscar rastros de los asesinos, ahora prófugos.

«Estaba preparando todo dentro de la casa cuando escucho un par de disparos en la puerta. Al salir, me encontré con Leonardo tirado en el piso y lleno de sangre», relató la novia de la víctima, casi en estado de shock.

La mujer contó en medios televisivos que estaba dentro de la casa con la hija de la víctima y que se disponían a «irse para San Bernardo». Minutos después, fuentes policiales confirmaron que Quinteros recibió un balazo en el estómago, del lado derecho. Peritos policiales encontraron en el lugar una vaina 9 mm.

En el lugar trabajó personal policial y el fiscal Fernando Capello, a cargo de la UFI 2 del Departamento Judicial de Morón. También efectivos de la Comisaría 5ta de Pontevedra, quienes requisan cámaras del lugar para identificar a los delincuentes asesinos.

Un amigo de la víctima contó al canal TN que Quinteros dueño de un frigorífico ubicado en Rafael Castillo y «no hacía otra cosa que laburar».

«Era chabón laburador, un chabón que le dio laburo a mucha gente, todo el barrio laburaba con él, no sé cuántos empleados tenía, como 40», agregó el empleado, quien recordó que la víctima «ya había sufrido algunos robos».

La víctima tenía cuatro hijos, uno de los cuales estaba de vacaciones. Poco antes del ataque, Quinteros le había dejado un mensaje de voz a su sobrino, con quien trabajaba en el frigorífico, para avisarle que se había olvidado una llave de su casa en el comercio. Se cree que luego de esa comunicación fue atacado anoche.

Con información de Télam