15/06/2024

Murió un joven de 19 años que recibió un golpe en la cabeza a la salida de un boliche de Laferrere

Un joven de 19 años murió ayer producto de una patada que recibió en la cabeza a la salida del boliche Syrux de Laferrere en la madrugada del domingo pasado. El agresor fue identificado, pero escapó junto a su padre.

El ataque se produjo en el local ubicado en Luro y Obligado, cuando un grupo de jóvenes fue expulsado por empleados de seguridad del boliche. Ya en la vereda, Lautaro Alvaredo recibió una patada en la cabeza.

Fuentes policiales indicaron que el violento agresor fue identificado como Ian Agustín Noguera Galeano, también de 19 años. A pedido de la Justicia se allanó su domicilio. Pero en el lugar encontraron a la madre del prófugo, que reconoció que su hijo se «había fugado con su padre, Rodrigo Antonio Alberto Noguera».

Una cámara de seguridad registró parte de lo ocurrido afuera del boliche. En las imágenes se observa a tres jóvenes lanzándose trompadas y patadas. Segundos después se suman otros más a la gresca. Hubo corridas, forcejeos y más golpes. Y en el medio quedó Lautaro, enfrentado con dos personas. En ese contexto, la víctima fue agredida y cayó al suelo, momento en el que le propinaron una patada en la cabeza, de manera similar a lo que le sucedió a Fernando Báez Sosa, asesinado en enero de 2020 en Villa Gesell.

Tras largas horas de demora, el joven fue llevado al Hospital Germani, en Laferrere. Posteriormente lo trasladaron a la Clínica Mariano Moreno, en el partido de Moreno, donde le diagnosticaron muerte cerebral

Diego Alvaredo, el padre de la víctima, dijo a C5N que a su hijo «lo sacaron del boliche y lo agredieron en la puerta y me lo mataron». «Después del ataque lo llevaron al materno infantil y no lo querían atender. Me decían que había que trasladarlo a una clínica y la ambulancia de la UTA tardó 14 horas, convulsionó y murió», relató.

Según su padre, «era la tercera vez que Lautaro salía a bailar, parece que lo sacaron del boliche y en la puerta este asesino me lo mató. Mi hijo tendría que estar vivo. Me quitaron todo», añadió. En tanto, desde el colegio al que asistía la víctima emitieron un comunicado en redes sociales expresando sus condolencias.