01/03/2024

Hurlingham: La Provincia giró fondos para pagar los sueldos de diciembre al personal municipal

El Municipio de Hurlingham informó a través de un comunicado colgado ayer en sus redes sociales que se quedó «sin dinero para afrontar el pago de sueldos de diciembre» así como para «el pago de servicios esenciales como seguridad, insumos hospitalarios, ambulancias, medicamentos y mantenimiento del espacio público».

Según indicó el gobierno del camporista Damián Selci se llegó a esta situación luego de depositar el aguinaldo de los municipales «por la extrema debilidad de las cuentas municipales que se heredan de la anterior gestión y que incluyen una deuda de $1800 millones de pesos».

Asimismo, se aclaró que se solicitó al gobernador bonaerense Axel Kicillof «los fondos para afrontar el pago de salarios». En menos de 24 horas, esos recursos llegaron, según contó el propio intendente en redes.

Selci asumió el 10 de diciembre en una ceremonia por demás austera, tras ganar las elecciones del 22 de octubre con el 45% de los votos y superado antes, en la interna de Unión por la Patria, a su antecesor Juan Horacio Zabaleta (PJ), a quien ya había reemplazado interinamente en el 2021, por poco más de 2 mil votos.

Pese a que, tras las PASO, la administración Zabaleta había dado muestras de ajuste (por ejemplo cortando la pauta a los medios locales a junio), desde la camporismo advertían que recibían un municipio «quebrado».

Un poco después que saliera ayer el comunicado oficial de Selci, el propio Zabaleta salió en todas sus redes sociales con un descargo, para pedir «que se hagan cargo» de la gestión.

«La Cámpora se ha convertido en una máquina electoral que vive para la interna política y no para gobernar para los vecinos de Hurlingham, a quienes dice representar pero a los que les miente para no afrontar sus responsabilidades», aseguró.

» Un comunicado mentiroso y falaz sostiene que por deudas de nuestra gestión no se afrontará el pago de sueldos y otros compromisos que corresponden al gobierno municipal. Así como cuando regresamos al Municipio, luego de cumplir mi función como ministro de Desarrollo Social, intentaron impedir que gobernáramos aún siendo del mismo espacio político», agregó.

«Con mayoría absoluta en el Concejo Deliberante no nos votaron el presupuesto ni nos dejaron adecuar las tasas para equilibrar las cuentas y ahora pretenden ocultar con mentiras su ineficacia para gobernar. O tal vez sean aviesas intenciones de generar despidos entre el personal municipal o de aumentar indiscriminadamente las tasas municipales a pagar por todos los vecinos», indicó el exintendente.

Y siguió: «Pese a todas esas trabas, durante mi gestión se cumplieron siempre todos los pagos. Se pagaron los sueldos, el servicio alimentario escolar, las obras del Municipio, el personal de seguridad y los sistemas de monitoreo del Municipio, servicio de recolección de residuos, personal e insumos de salud, desarrollo social, además del sostenimiento de los centros deportivos y recreativos y todos los servicios municipales al día, incluidas las ayudas a los centros de jubilados, clubes de barrio e instituciones».

La situación no es mucho mejor en Provincia, aunque el reelecto Kicillof tiene más espaldas para superar los escollos financieros que lo llevaron, por ejemplo, a pedir otro empréstito en dólares a la Legislatura (rechazado). Por eso se empezó a barajar la posibilidad de volver a emitir cuasimonedas como el Patacón (2002).