25/05/2024

Denunciaron al ministro de Transporte por la campaña a favor de Massa en el canal oficial de trenes

Dos abogados de Juntos por el Cambio denunciaron hoy al ministro de Transporte, Diego Giuliano, por la campaña difundida en las estaciones de trenes sobre el costo de los pasajes. Consideran que viola la veda para actos de gobierno, y que, además, es falaz, ya que la tarifa plana, sin subsidios, tampoco es la que se informa.

La denuncia de Julián Curi y Lucas Incicco debería ser investigada por la jueza electoral María Servini de Cubría y tiene como pruebas algunas publicaciones en redes sociales (al menos una ya fue borrada) y también las declaraciones de Juliano de esta semana, en torno al anuncio de la renuncia personal a los subsidios.

“En este momento particular, en medio de una campaña electoral en la que se pone en debate público el subsidio al transporte, damos la oportunidad de que quienes no lo crean necesario, puedan renunciar al mismo”, argumentó Giuliano, para luego aclarar en una entrevista que quienes «voten por Milei deberían renunciar a los subsidios» por honestidad intelectual. Hasta ahora, claro, no se conoce a nadie que lo haya hecho.

«Pasaron todos los límites. ¿De verdad están usando la plata de la gente para hacer este tipo de campaña sucia, ministro Massa? Dan vergüenza ajena. Los argentinos nos merecemos algo mucho mejor que seguir soportando estas bajezas del kirchnerismo. El domingo vamos a terminar con esto», respondió esta mañana la candidata presidencial Patricia Bullrich, a través de sus redes sociales, tras la proliferación de una campaña falaz en la que se asegura que «si gana» Milei o Bullrich, el pasaje de trenes costaría 1100 pesos.

De la misma forma, aunque sin nombrar candidatos, ayer habían empezado a aparecer mensajes en las máquinas SUBE de los colectivos, en la que informan que, sin subsidios, el boleto mínimo costaría unos $700. Aún cuando, el precio reconocido por el propio Ministerio alcanza hoy a $284 ($350 para fin de mes), muy a pesar de las empresas del sector automotor, que reclaman por más y que, extraoficialmente, y tomando en cuenta la inflación acumulada desde el 2002 a la actualidad, ubican un valor real en unos $650.

Por otra parte, en el interior, el boleto de colectivos cuesta entre 80 y 200 pesos. Por supuesto, casi sin subsidios de Nación. Es una de las diferencias que explica el desplome kirchnerista, hoy un partido del GBA.

En declaraciones a la prensa, la candidata de JxC aseguró ayer desde Córdoba que «vamos a cuidar los trenes, porque son el modo más popular de movilidad», aunque reconoció que la bola de nieve que representan los subsidios tarifarios debería ser analizada en el marco de un plan fiscal, en un eventual gobierno.

En el oficialismo argumentan que la campaña publicitaria es llevada a cabo por los gremios. Más precisamente por la conducción de la Unión Ferroviaria. El Pollo Sobrero, candidato a gobernador del FIT, aclaró en redes que es una estrategia de la oficialista Lista Verde, «no de los trabajadores» del Ramal Sarmiento.

Por su parte, desde la Libertad Avanza se expresó el postulante a jefe de Gobierno porteño, Ramiro Marra, que fiel a su estilo tuiteó: “Acá te están mostrando lo que te sacan de impuestos. Estos tipos no tienen límites, usan recursos del Estado para campaña del miedo. ¿Quién mierda es el ministro de Transporte? Debe ser otro que se esconde para no ser parte de este gobierno fracasado”. Silencio de Milei.