19/06/2024

«Que se afilie a LLA»: Ritondo fustigó a Bullrich y defendió el pedido de internas en el PRO de PBA

El desembarco de Patricia Bullrich en el Conurbano, como representante de Javier Milei y de la mano de la presidenta del PRO bonaerense, Daniela Reich, generó un cisma que divide aguas. Alineados a Mauricio Macri, los principales dirigentes del partido presentaron la renuncia la semana pasada y pidieron nuevas elecciones.

Tras el desplante a la senadora bonaerense y a su esposo, el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, algunos concejales de la Zona Oeste ya tomaron partido en favor de mantener la autonomía partidaria. En una posición similar a la que tenía el radicalismo cuando el presidente era el propio Macri, que ahora retomó las riendas de su partido y comenzó a hacerle un vacío de poder al armado de Patricia Bullrich.

Anoche, el diputado Cristian Ritondo, fue el encargado de patear el tablero públicamente. Sin pelos en la lengua, dijo que si la ministra de Seguridad «cree que el PRO ya fue, que vaya y se afilie a La Libertad Avanza».

“Aquellos que creen que debemos fusionarnos con La Libertad Avanza, que se vayan a La Libertad Avanza», insistió Ritondo, al asegurar que «no hay problema» si eso ocurre, con sarcasmo.

«Es una decisión personal como la que tomó cuando decidió ir al Gobierno”, agregó retrotrayéndose al desenlace de las elecciones presidenciales, cuando la ahora ministra primero enfrentó al presidente Javier Milei, quedó afuera del balotaje y luego pasó a formar parte de su gestión, a pesar de los duros cruces entre ellos.

Ritondo es el candidato a suplir a Reich, luego de las renuncias en masa de 24 de los 33 dirigentes del PRO provincial que renunciaron, en una respuesta macrista a la foto de Bullrich, Valenzuela y el libertario Sebastián Pareja.

La foto de la discordia de Patricia Bullrich en una reunión de dirigentes del PRO, el intendente Diego Valenuzela y Sebastián Pareja, de La Libertad Avanza.La foto de la discordia de Patricia Bullrich en una reunión de dirigentes del PRO, el intendente Diego Valenuzela y Sebastián Pareja, de La Libertad Avanza.
Como era de esperar, Ritondo negó de plano la desaparición del partido, tanto en el presente como en el futuro y habló de apoyar al Gobierno, pero rechazó ser parte de él.

“Tenemos más de 20 años de historia y eso es lo que defendemos. El PRO existe y va a seguir existiendo», inició.

Y luego agregó: «Tenemos que recuperar la identidad, y el trabajo que tenemos que hacer es apoyar al Gobierno en lo que creemos que es correcto. No somos gobierno ni cogobierno, y el PRO tiene que seguir existiendo como partido siendo alternativa y construyendo”.

Al ser consultado sobre qué pasa con la conducción del partido a nivel provincial, el dirigente que fuera el precandidato a gobernador bonaerense por Juntos por el Cambio, epicentro ahora del conflicto partidario, respondió: “Hay que correrlo a Mauricio Macri de esta discusión, porque él está en la conducción nacional».

«Es una decisión de los dirigentes del PRO de la Provincia de Buenos Aires. 12 de los 14 intendentes apoyan esta decisión de convocar a elecciones internas”, contabilizó el seguro candidato macrista.

En ese sentido, enumeró que «el 80 por ciento de los dirigentes del PRO en la Provincia, los diputados nacionales, legisladores provinciales, intendentes y concejales» consideran que existió «un cambio» post proceso eleccionario. Para Bullrich, el vaciamiento a la esposa de Valenzuela se interpretó como «un golpe de Estado».

«Daniela Reich no puede seguir conduciendo al PRO, porque quieren utilizar al partido para ser la cabecera de La Libertad Avanza. No se entiende su comportamiento, en las últimas elecciones jugó abiertamente con Horacio Rodríguez Larreta, ahora está con Patricia, pareciera que lo que buscan es un rédito personal, vienen por la propia y no por el interés colectivo del espacio”, fustigó.

Fue un tiro por elevación a su esposo Valenzuela que, sin reelección en Tres de Febrero, tendría expectativas a la gobernación y aprovecha su vínculo personal con Javier Milei.

Ritondo hasta se permitió una filosa infidencia sobre la esposa de Valenzuela, senadora bonaerense y tambaleante en la presidencia partidaria. “Las PASO y las generales del 2023 cambiaron la radiografía del PRO e inclusive Patricia Bullrich está de acuerdo con eso. A fines de diciembre me dijo ‘esta chica no puede seguir conduciendo el PRO, no existe en la provincia de Buenos Aires’».

«Atornillarse a una silla, sabiendo que tenemos que juntarnos y, además, utilizar al PRO para decir que hay que ser la cabecera de La Libertad Avanza, nos parece mal”, remarcó el jefe de la bancada PRO de Diputados.