21/05/2024

Tras los allanamientos, Zabaleta tildó de «hijos de puta» a quienes mercantilizan la ayuda social

El ex ministro de Desarrollo Social Juan Horacio Zabaleta se metió en el debate por la ayuda social y reveló que sabía de las prácticas corruptas y extorsivas por parte de algunas organizaciones que intentó auditar.

El exintendente de Hurlingham, quien pidió licencia entre agosto de 2021 y octubre de 2022, para ponerse al frente de aquella cartera, destacó que la implementación de la «libre opción de unidad de gestión».

Además, con el apoyo de universidades públicas, rescató las «auditorías presenciales» para verificar el cumplimiento del programa Potenciar Trabajo. «Cuando nosotros enviamos alimentos secos que son alimentos a los comedores, el que no rendía, no le mandábamos. Cuando no rendían, como corresponde, no mandábamos alimentos», explicó Zabaleta en una entrevista con Gabriel Schultz, en Radio Splendid AM 990.

En sus declaraciones, Zabaleta fue contundente: «el que le cobra la bolsa de mercadería que el Estado le da a quien lo necesita es un hijo de puta, maestro. No es un tipo normal. Es un hijo de puta».

Subrayó la importancia de que estas denuncias sean investigadas por la justicia y enfatizó que, aunque es crucial auditar y transparentar, el Estado debe continuar asistiendo a los comedores y merenderos, muchos de los cuales han dejado de recibir asistencia.

“Hay comedores que deben estar cerrados, ¿sabes por qué, Gabriel? Porque no reciben asistencia. Hace cinco meses que no asisten a comedores y merenderos. Hace cinco meses que no se los asiste”, dijo el ex intendente.

Política “corporativa”

«La política tiene que dejar de tener…y las organizaciones sociales tienen que dejar de tener actitudes corporativas. El tipo que está sindicado por un vecino que necesita el acompañamiento del Estado y le cobran la bolsa de mercadería, o se la dan por ir a marchar, tiene que ir en cana, no hay ninguna duda de que eso tiene que ser así», subrayó Zabaleta, quien construye un sector interno del peronismo que pueda enfrentar al camporismo.

También detalló algunas de las tensiones internas que surgieron al intentar implementar controles más estrictos en Desarrollo Social: «Cuando vos controlas y cuando vos gestionas, hay tensiones. Yo gestionaba y tomaba decisiones de cuidar cuál es el trabajo desde el Estado, de un ministro de Desarrollo Social, cuidar al pobre que necesita de la asistencia por parte del Estado, cuidarlo. Yo me dediqué a cuidar, no ser parte de una cuestión corporativa, cuidarlo», explicó.

«Hicimos las auditorías y por otro lado, cuando nosotros enviábamos alimentos secos a los comedores, el que no rendía, no le mandábamos. Cuando no rendías, como corresponde, no mandábamos alimentos», señaló Zabaleta y que se realizaron en colaboración con el Consejo Universitario Nacional y la Secretaría Política Universitaria.