23/07/2024

Capturaron a uno de los prófugos del crimen de Gabriel Izzo, el comerciante de San A. de Padua

Un joven de 25 años que permanecía prófugo como presunto partícipe del crimen de Gabriel Izzo, el comerciante asesinado en junio en San Antonio de Padua, fue detenido tras una persecución que se extendió a lo largo de tres kilómetros en la localidad de San Martín, informaron fuentes policiales y judiciales

Se trata de Diego Eduardo Correa (25), sobre quien se ofrecía una recompensa de $2 millones emitida por el Ministerio de Seguridad bonaerense ya que tenía pedido de captura nacional e internacional al estar acusado de haber participado el 9 de junio último en el asalto a la vivienda de Izzo (60) y de su esposa Silvia Petinari, en el que los ladrones mataron a balazos al hombre y dejaron gravemente herida a la mujer.

Luego de pasar más de seis meses prófugo, Correa fue detectado circulando en un auto Toyota Etios blanco que tenía pedido de captura en la localidad de San Martín por la Policía Municipal de ese distrito, que le ordenó que detuviera su vehículo.

Sin embargo, el joven de 25 años se opuso, por lo que agentes de la Policía bonaerense comenzaron una persecución, la cual se extendió por más de 30 cuadras.

Finalmente, alrededor de las 19.44, Correa perdió el control de su vehículo sobre la calle San Lorenzo al 2100 e impactó contra una de las paradas de colectivo de la cuadra.

Tras ello, el joven descendió del rodado y comenzó a correr por la mencionada calle, hasta que personal policial logró capturarlo.

Dicha secuencia fue registrada por una de las cámaras de seguridad municipales, y en el video se ve a Correa vestido con una campera negra, jeans y zapatillas blancas corriendo a toda velocidad por la zona comercial de San Martín.

Por otro lado, fuentes judiciales indicaron a Télam que el fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 de Morón, Claudio Oviedo, tomó conocimiento de la detención del joven, a quien indagará este miércoles al mediodía al imputarlo por los delitos de “robo agravado por el empleo de arma de fuego, portación ilegal de arma de guerra y homicidio criminis causae –dos hechos, uno de ellos en grado de tentativa- agravado por el uso de arma de fuego, en concurso real entre sí”.

Hasta el momento, por el crimen de Izzo hay otros tres detenidos: Jonatan Ricardo González (30), alias «Monarca» , Brígido Ricardo Achucarro González (32), alias «El Paraguayo» y sindicado como el presunto autor material de los disparos contra el comerciante; y Gustavo Mac Dougall (49).

Por el crimen de Izzo hay otros tres detenidos: Jonatan Ricardo González, alias «Monarca» , Brígido Ricardo Achucarro González, alias «El Paraguayo» y sindicado como el presunto autor material de los disparos contra el comerciante; y Gustavo Mac Dougall

Además, Walter Rodríguez Sierra (53), apodado «El Uruguayo», se encuentra imputado como partícipe necesario del hecho ya que era el dueño del automóvil Volkswagen Gol de color gris utilizado por los asaltantes para cometer el hecho, aunque se encuentra en libertad.

Mientras tanto, por el crimen del empresario, todavía hay un prófugo, Víctor Ricardo Martín Fernández Galarza (30), por quien el Ministerio de Seguridad bonaerense ofreció recompensas de hasta dos millones de pesos, para quien aporten datos que permitan localizarlo y detenerlo.

El crimen

El crimen de Izzo fue cometido el viernes 9 de junio último a las 4.20 en una casa de la calle Italia al 1000, a pocas cuadras de la estación de trenes de San Antonio de Padua, donde el comerciante y dueño de un aserradero, vivía con su esposa Petinari, hija del propietario de una empresa dedicada a la fabricación de acoplados, volcaduras y semirremolques en Merlo.

De acuerdo a la pesquisa, al menos cinco delincuentes llegaron hasta el domicilio a bordo de un Gol gris y cuatro de ellos forzaron una persiana de madera tipo americana de la casa e ingresaron, tras lo cual sorprendieron al matrimonio.

Otros dos, en tanto, se quedaron en el auto y en la vereda, por lo que todos ellos fueron captados por las cámaras de seguridad del barrio.

Según las fuentes, Izzo se despertó al escuchar ruidos y agarró dos armas de su propiedad que guardaba en su habitación -una pistola Bersa calibre .40 y un revólver .38-, con las que salió de la habitación para ver qué sucedía.

En esas circunstancias, se enfrentó con los delincuentes, quienes le dispararon y además lo apuñalaron.

La víctima también disparó, aunque sólo con el revólver, ya que la pistola se le trabó y aparentemente no alcanzó a herir a nadie, añadieron los voceros.

Izzo fue impactado por cuatro proyectiles y murió en el lugar a raíz de las lesiones de bala y también de arma blanca que los delincuentes le provocaron, mientras que su esposa fue apuñalada, golpeada, perdió un ojo y estuvo internada 18 días.

En la vivienda también se encontraba la madre de la mujer herida, Elsa Otruba de Petinari (83), quien resultó ilesa ya que no salió de la habitación.