17/04/2024

Hurlingham: Señalizan la esquina donde fueron secuestrados Ana María Caruso y Roberto Carri

El intendente de Hurlignham, Damián Selci, participó esta mañana del descubrimiento de una placa en «la Esquina de la Memoria», en Husares y Waksman (Villa Tesei), dedicada al recuerdo de Ana María Caruso y Roberto Carri, quienes fueron víctimas de la última dictadura militar en 1977.

En el acto homenaje estuvieron sus hijas, Paula y Albertina Carri, y sus nietos; además de Iris de Avellaneda, Eduardo Jozami, Lilia Pastoriza, Cristina Banegas, Jorge Carpio, Analía Couceyro y vecinos de Tesei.

«Esta política de señalización que venimos llevando adelante refleja el compromiso de Hurlingham con la memoria, la verdad y la justicia. Algo que no tiene correlato a nivel nacional», apuntó el jefe comunal.

Ana y Roberto fueron secuestrados el 24 de febrero de 1977 en una casa de Villa Tesei, en un “operativo” duró 12 horas y en el que estuvieron presentes las tres hijas del matrimonio, que por ese entonces tenían entre 3 y 13 años de edad.

Este sábado se cumplieron 47 años. Caruso era licenciada y profesora de Letras en Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires; y Roberto sociólogo y ensayista. Militaban en la organización Montoneros.

La historia familiar quedó retratada en el film Los rubios (2003), realizado por su hija menor Albertina Carri.

Paula agradeció, con mucha emoción, el reconocimiento a sus padres y comentó que era la primera vez que volvía al lugar. También explicó la ausencia de su hermana mayor, que “no puede estar acá, ya que padece estrés post-traumático y no puede asistir a este tipo de encuentros”.

Albertina, en tanto, reflexionó: “Llamo a este encuentro un acontecimiento de memoria porque este momento en que nos reunimos para no olvidar este hecho implica al futuro. Estamos alterando con un acto amoroso el curso de la historia, nos estamos reconociendo entre pares. Y eso nos implica como pobladores. Nos invita a preguntarnos cómo convivir con la diferencia”. Y terminó invitando a plantar un pequeño jardín para que “pistilos y mariposas sean testigos de los diálogos que las nuevas generaciones tendrán que tener de manera incesante para que la incomprensión no nos lleve a las pérdidas de la razón”.

«Esta política de señalización que venimos llevando adelante refleja el compromiso de Hurlingham con la memoria, la verdad y la justicia. Algo que no tiene correlato a nivel nacional. Con la llegada del kirchnerismo, el estado acompañó las políticas de Derechos Humanos y las convirtió en política pública. La actual vicepresidenta retiró el busto de Néstor Kirchner del Congreso. Entiendo que con eso quiso emular la bajada del cuadro de Videla. Pero fue un gesto provocativo sin profundidad histórica. Néstor Kirchner falleció y fue velado durante tres días, mientras que Videla murió preso y no hubo ningún velorio popular”, comentó Selci.