23/07/2024

Falleció tras el parto: Denuncian un nuevo caso de «mala praxis» en la Clínica Agüero de Morón

La investiga de Morón investiga otra denuncia de «mala práxis» en la Clínica Agüero, donde hace una semana falleció una mujer de 43 años que esperaba a su tercer hijo y que tenía programado un parto natural.

La familia de Constanza Ramírez, oriunda de La Matanza, asegura que murió a causa de una hemorragia. Tras el deceso, radicaron una denuncia en la comisaría 1ª de Morón. Y luego la causa, caratulada como «averiguación de causales de muerte», quedó a manos de la UFI 4, que ya habría secuestrado la historia clínica.

Federico Ramírez, hermano de la víctima, le contó en el portal de «Primer Plano» que la mujer fue al centro asistencial de Morón Sur “para realizarse un control de coagulación de la sangre” y que “tenía programado un parto natural, porque era un embarazo normal y que ya estaba a término”, sin ningún problema.

“Yo estaba en la escuela dando clases, me empezaron a llegar de felicitación que era tío nuevamente, pero de repente cambiaron el tono y empezaron a pedirnos que vayamos urgente a la clínica que ella estaba mal”, explicó.

Constanza tuvo a su bebé, pero no pudo recuperarse del parto. “Ella murió desangrada. Algo hicieron mal, necesitamos saber qué pasó. Pudimos hablar con una médica y no nos pudo explicar qué le sucedió. Lo que sospechamos es que forzaron la cesárea para después cobrar la cirugía”, reflexionó el hermano de Ramírez.

Antecedentes

En noviembre pasado la Justicia condenó a tres años de prisión condicional a dos médicos que fueron acusados de mala praxis por la muerte de una paciente y su bebé (34 semanas de gestión) en mayo de 2013.

La sentencia fue emitida por el titular del Juzgado Correccional N° 2 de Morón, el Dr. Lucas Varangot. La denuncia presentada por la familia de Mariela Del Valle González se había convertido por aquellos meses en un caso testigo de «mala práxis», con siete profesionales investigados, alguno de los cuales se habían profugado.

Finalmente, los médicos condenados son Carlos García y Marco Antonio Ayllón Juanes, quienes recibieron la pena de tres años de prisión condicional por el delito de homicidio culposo y de ocho años de inhabilitación especial para ejercer la medicina. Además, fueron absueltos otros tres médicos durante el juicio.

Mariela acudió por primera vez al centro médico el 8 de mayo de 2013 a raíz de dolores abdominales y fue derivada a la guardia. Se acusa a los médicos de haber “vulnerado el objetivo deber de cuidado al no llevar a cabo las mínimas prácticas médicas a su alcance, ellas son la verificación de signos vitales, disponer análisis de laboratorios, ni sospechar a pesar de la sintomatología y factores de riesgo de su paciente”.

Los médicos constataron el día 13, o sea cinco días después, que el bebé que la paciente llevaba en su panza no tenía signos vitales y tuvieron que hacerle la extracción. Dos días después, la madre también murió.

“La víctima tuvo un embarazo anterior con hipertensión que culminó con un nacimiento prematuro, padecía obesidad y tenía más de 35 años. Es decir, presentó desde el 8 de mayo de 2013 (día de la primera visita a la clínica) cuatro factores de riesgo ineludibles que advertían la existencia del peligroso cuadro”, según el juez.