09/12/2023

Laferrere: Se entregó el principal sospechoso y buscan a un tercer prófugo por el ataque a Lautaro

Los investigadores a cargo de la causa que investiga el ataque a Lautaro Diego Alvaredo (19), quien se encuentra internado con muerte cerebral tras ser atacado a golpes el lunes pasado a la salida del boliche Cyrux de Laferrere, buscan ahora a un tercer sospechoso, mientras que indagan al segundo detenido por el caso.

Un vocero informó a Télam que están en plena búsqueda de un tercer joven a quien en un video se lo ve escapar en una moto y habría formado parte del grupo que atacó a Lautaro.

En tanto que Ian Noguera (19), quien se presentó el viernes junto a su familia en la seccional 1ra. de dicha localidad del sudoeste del conurbano, será indagado en las próximas horas por el fiscal Matías Folino de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios del Departamento Judicial de La Matanza.

Sobre la víctima se informó que continuaba internado en la Clínica Mariano Moreno, de Moreno, con muerte cerebral.

El auditor médico de la clínica, Silvio Ortuondo, dijo el viernes a la prensa que las expectativas de sobrevida son «nulas», aunque sus padres esperan «un milagro».

Este viernes también Folino indagó a Fabricio Román Stella, apodado «Carita», a quien le imputó un «homicidio agravado por alevosía y por el concurso premeditado de tres o más personas».

Las fuentes explicaron que si bien la víctima no falleció y permanece conectado con muerte cerebral, se considera que el delito está consumado bajo los parámetros de los artículos 36 y 37 de la Ley 27.447 de Donación de Órganos.

En su indagatoria ante el fiscal Folino, «Carita» Stella realizó un pormenorizado relato de cómo ocurrieron los hechos, en los que vinculó a otros sospechosos con una discusión ocurrida dentro del boliche «Cyrux» por la rotura de unos anteojos.

Según contó, esa discusión continuó luego en la vereda y en una plaza cercana con una pelea de su grupo contra Lautaro y sus amigos, en la que golpeó a la víctima aunque, según dijo, también recibió golpes.

Luego, resaltó que no se fugó, sino que una vez que culminó la pelea, se retiró junto a sus amigos.

El sospechoso, sobre quien pesaba una orden de captura desde el miércoles último, fue llevado cerca de las 23 del jueves por su padre y un abogado a la comisaría de Laferrere, en La Matanza, para ponerse a disposición judicial.

«Carita» Stella, quien no posee antecedentes penales y nunca fue detenido por la policía, quedó filmado y fue reconocido por testigos como uno de los jóvenes que golpeó a Lautaro antes de que cayera al suelo y fuera pateado en la cabeza.

Tras su indagatoria, el imputado continuará detenido.

Otra de las medidas que solicitó el fiscal es una rueda de reconocimiento por parte de testigos y de los otros amigos de la víctima que también participaron de la pelea.

Fabricio Román Stella, apodado «Carita», está imputado por «homicidio agravado por alevosía».

El hecho ocurrió cuando Lautaro y sus amigos fueron al boliche «Cyrux», situado en avenida Luro y Pedro Obligado, de Laferrere la noche del pasado domingo.

De acuerdo a lo establecido hasta el momento, en el local bailable se generó una pelea entre el grupo en el que estaba Lautaro y otros jóvenes, que se trasladó a una plaza ubicada a cien metros.

En un momento de la pelea, que involucraba a varios jóvenes, Lautaro cayó al piso, donde recibió fuertes golpes en la cabeza hasta quedar inconsciente.

Uno de los amigos que estaba con la víctima al momento de la pelea declaró que el hecho se inició cuando un joven se enfrentó a golpes de puño con uno los integrantes de su grupo porque le habían roto los lentes adentro del boliche.

Por tal motivo, el personal de seguridad del local decidió expulsar a todos los que habían participado de la pelea.

La salida de la víctima y sus amigos del boliche quedó registrada por una cámara de seguridad del mismo boliche y hasta ese momento no se habían visto hechos de violencia.

Sin embargo, Lautaro y sus amigos caminaron hacia la Plaza Ejército de los Andes, ubicada a menos de 100 metros del local bailable, y allí fueron atacados a golpes.