21/05/2024

Ramos Mejía: escapó con su bebé en brazos mientras delincuentes lo apuntaban con un arma

Un hombre al que lo obligaron a bajar de su camioneta por una banda de delincuentes armados, fue víctima de un violento robo en Ramos Mejía. La secuencia, filmada por una cámara de seguridad, muestra cómo entregó el vehículo sin oponer resistencia y se retiró caminando con su bebé de meses entre sus brazos.

El hecho ocurrió este miércoles por la noche en inmediaciones del cruce de las calles Cervantes y Argentina, donde un hombre que circulaba a bordo de una camioneta Volkswagen Tiguan blanca fue abordado por cuatro delincuentes armados que le cruzaron el paso con otro auto.

Mientras dos de ellos amenazaban al conductor y lo obligaban a bajar, otro abría la puerta del acompañante y el cuarto vigilaba la parte trasera arma en mano, para que ningún vecino saliera en ayuda de la víctima. Se puede ver en la grabación que un motociclista de reparto, viendo lo que ocurría, huye rápidamente girando en U para escapar del lugar.

El conductor, apremiado por la situación, en ningún momento ensaya una resistencia. Se lo ve irse del lugar con una mano en alto y la otra sosteniendo a su pequeño hija. Incluso mientras se aleja, uno de los delincuentes mete sus manos en los bolsillos de la víctima, para sacarle algún objeto de valor que pudiera llevar.

Finalmente, uno de los ladrones ocupa el lugar de conductor y se aleja con la Tiguan, mientras su cómplices avanzan marcha atrás con el auto en el que habían llegado a cometer el atraco.

Esta mañana, la esposa del conductor robado expuso la angustia con la que viven los vecinos de esa zona del conurbano.

«Nosotros ponemos de nuestro propio bolsillo alarmas, cámaras, garitas. Rejas. vivimos pasando videos a la policía porque el municipio parece que no tiene cámaras. Nadie nos ayuda. Vivimos gastando en seguridad y ayudándonos entre nosotros porque nadie hace nada..», dijo Débora desde la puerta de su domicilio.

La mujer contó a la prensa que algunos vecinos le contaron que, poco después del robo, los mismos ladrones siguieron delinquiendo en la zona con su auto.

«No se puede hacer nada, esta es una zona en la que pasa todo el tiempo. Hoy va a pasar de nuevo, mañana va a pasar de nuevo. En un momento no va a ser noticia, porque uno prende la tele y es lo diario. Un robo a mano armada, mataron a uno. Y no pasa nada», comentó, expresando la resignación que viven en el barrio.

Para el final dejó un mensaje dirigido a Fernando Espinoza. «No sé si hace algo el intendente. Está acá hace más de 15 años. No es algo de ahora. Hace unos días salió a decir que están viendo si crean una base de seguridad para Ramos Mejía. Bueno, ¡hagan algo ya!. Son nuestras vidas», exclamó.