21/05/2024

Hurlingham: Terminaron de instalar las alarmas en todas las escuelas y jardines públicos

El Municipio de Hurlingham terminó de instalar alarmas en todas las instituciones educativas públicas de las tres localidades del distrito. Se trata de 114 dispositivos colocados en jardines de infantes, escuelas primarias, secundarias y centros de formación profesional.

Según se informó, fue el intendente Damián Selci quien tomó esta medida con el objetivo de «cuidar el patrimonio de cada institución».

Selci había anunciado a principios de febrero pasado que la Comuna iba a encargarse de la colocación de los equipos, con el objetivo de bajar los casos de vandalismo en las instituciones, sobre todo aquellos que ocurren en horarios nocturnos en establecimientos sin serenos.

Para acordar dicho plan hubo otro actor principal que trabajó arduamente en estos últimos dos meses. Se trata de la seccional local de la Unión de Docentes de la Provincia de Buenos Aires (UDOCBA), que anunció un trabajo en conjunto con la Subsecretaría de Educación del Municipio.

Los primeros pasos fueron dados en la Secundaria Técnica N° 2 «República del Perú», la Secundaria Agraria N°1 «Madre Teresa de Calcuta», la Secundaria N°4 «Manuel Dorrego», el Centro Educativo del Nivel Secundario (CENS) N°455, en todos los centros de formación profesional (CPF) y en el Polo Educativo de la ciudad de William Morris.

El caso de la EEST2 «República del Perú» llegó a los medios luego de que Padres Organizados denunciara diferentes ataques e intrusiones. En noviembre pasado tuvo que suspender las clases varias veces a la mañana por los reiterados robos registrados en el edificio de la calle Manuel A. Ocampo al 1075, entre General Martín Güemes y San Juan. Durante el 2023 la escuela sufrió al menos seis ataques, que fueron denunciados.

Entonces hubo vandalismo y robos, con graffiti e incendios en algunos sectores, rotura en las cañerías de agua internas y externas y en los baños de hombres y mujeres, y también se vio afectada la instalación eléctrica de varias aulas. Además, se robaron electrodomésticos y materiales de estudio de los alumnos.

«Con estas nuevas alarmas nosotros podemos generar una cobertura de todas las escuelas, para terminar con el vandalismo y los robos nocturnos que afectan el patrimonio de nuestras instituciones públicas», remarcó el jefe comunal.

El sistema de alarma funciona en el momento en que los sensores –fueron instalados en distintos lugares de cada colegio– detectan una intrusión. Ahí salta la alerta, que llega en segundos al Centro de Monitoreo municipal, que da aviso de inmediato a un patrullero para que vaya al lugar. También se llama a los directivos de la escuela para informarles de la situación.

«Este es un compromiso cumplido de nuestra gestión: más seguridad para todas las escuelas públicas de Hurlingham por igual”, redondeó el mandatario en torno a la propuesta finalizada.