01/03/2024

Motosierra: Milei presentó un DNU de 366 artículos para una profunda desregulación de la economía

El presidente Javier Milei presentó este miércoles un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) de 366 artículos que implica una profunda desregulación de la economía, propone un «plan de estabilización de shock», deroga múltiples leyes y normativas y apunta a avanzar en la privatización de empresas públicas.

Al brindar un mensaje por cadena nacional, Milei aseguró que el DNU «contiene las reformas que comenzarán a destrabar el andamiaje jurídico e institucional opresor» y de esta forma se inicia el «camino de la reconstrucción» del país después de la «enorme crisis heredada».

El DNU 70/2023 declara en su primer artículo «la emergencia pública en materia económica, financiera, fiscal, administrativa, previsional, tarifaria, sanitaria y social hasta el 31 de diciembre de 2025».

En su segundo artículo, determina la «desregulación del comercio, los servicios y la industria en todo el territorio nacional» y otorga al Estado el poder de promover «un sistema económico basado en decisiones libres».

Por lo tanto, «quedarán sin efecto todas las restricciones a la oferta de bienes y servicios, así como toda exigencia normativa que distorsione los precios de mercado, impida la libre iniciativa privada o evite la interacción espontánea de la oferta y de la demanda».

Además, con el objetivo de lograr la «inserción en el mundo», el poder Ejecutivo «elaborará y/o dictará todas las normas necesarias para adoptar estándares internacionales en materia de comercio de bienes y servicios».

El decreto contiene también medidas como la derogación de ley de Alquileres y de la ley de Abastecimiento, entre cientos de disposiciones.

Asimismo, incluye la derogación de leyes como la de «góndolas, Compre Nacional, observatorio de precios, las leyes de promoción de industrial y promoción comercial», dijo el Presidente.

El DNU contiene también la eliminación de normativas que «impiden la privatización de empresas públicas» y del «régimen de sociedades del Estado», para avanzar hacia la «transformación de todas las empresas del Estado para su posterior privatización».

Otras medidas anunciadas ordenan la «transformación de todas las empresas del Estado en sociedades anónimas para su posterior privatización» y la «Modernización del régimen laboral para facilitar el proceso de generación de empleo genuino».

También se anunció la modificación al marco regulatorio de la medicina prepaga y las obras sociales, la eliminación de las restricciones de precios a la industria prepaga y la incorporación de las empresas de ese rubro en el régimen de las obras sociales.

Acompañado por todos los miembros de su gabinete, en un mensaje grabado que se transmitió desde las 21, el mandatario enumeró «30 de las más de 300» reformas, medidas y derogaciones que incluye el DNU para «comenzar la reconstrucción del país».

Así, amplió que habrá derogación de leyes que regulan el funcionamiento de las empresas de medicina prepaga y obras sociales, empresas farmacéuticas, el sector turístico, registro automotor, clubes de fútbol, ley de tierras, modificación del código civil y comercial, y la sección total o parcial del paquete accionario de Aerolíneas Argentinas.

El mandatario señaló que su administración estuvo enfocada en «intentar contener la enorme crisis que heredamos» y que por eso diseñó un «plan de estabilización de shock que comprende un plan de ajuste fiscal, una política cambiaria que sinceró el tipo de cambio y una política monetaria que incluye saneamiento del Banco Central Central».

Al comienzo de su discurso, el jefe de Estado señaló que «hoy es un día histórico para nuestro país» porque «después de décadas de fracaso hoy empezamos el camino de la reconstrucción».

En ese sentido, afirmó que desde el Gobierno nacional «estamos haciendo nuestro máximo esfuerzo para intentar disminuir el déficit» y consideró que «el problema no es el chef sino la receta, esas ideas que fracasaron en la Argentina son las mismas que han fracaso a lo largo y a lo ancho del planeta».

Y expresó que «el colectivismo» es «una forma de pensamiento que diluye al individuo en favor del Estado».

El Presidente planteó un diagnóstico de «el país que recibimos» al asumir y lo calificó como «la peor herencia de la historia».

El Presidente anunció que convocará a sesiones extraordinarias del Congreso para tratar un paquete de leyes.

«Un país con déficit consolidado del 15% del PBI. Un país sin reservas en el Banco Central. Un país que iba camino a estrellarse con una inflación anual del 15 mil por ciento», enumeró.

Finalmente, anunció que convocará a sesiones extraordinarias del Congreso para tratar un paquete de leyes cuyo contenido aún se desconoce y «los diputados y senadores deberán enfrentar la responsabilidad histórica de elegir entre ser parte de este cambio u obstruir el proyecto de reformas más ambicioso de los últimos 40 años», aseveró Milei. «La crisis requiere de acción inmediata», consideró el mandatario.

El decreto se conoció al cabo de una jornada marcada por una protesta piquetera en la Plaza de Mayo organizada por la izquierda y movimientos sociales que se oponen al programa de ajuste.

Tras el discurso de Milei, hubo cacerolazos en distintos barrios de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense.

Protestas

Tras la difusión del mensaje presidencial, se comenzaron a registrar cacerolazos y bocinazos en diversos puntos de la ciudad de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense, en tanto que cientos de vecinos comenzaron a marchar hacia el Congreso nacional.

Previamente, las protestas tuvieron lugar en los barrios porteños de Constitución, San Cristóbal, Villa Crespo, Flores, Almagro, Caballito, Palermo, Belgrano, Boedo, Nuñez, Chacarita, San Telmo, Balvanera, Recoleta y Parque de los Patricios.

También se registraron cacerolazos en los partidos bonaerenses de Morón, San Isidro, Esteban Echeverría, Quilmes, Avellaneda, Lanús y Berazategui, entre otros. Fue una movilización mayor que la marcha de izquierda que se concentró en horas de la tarde y que no pudo hacer piquete bajo un riguroso operativo de seguridad.

Mucho de esos mismos dirigentes se vieron en plazas esta noche, acompañando las protestas de los vecinos. Pedían, entre otras cosas, una acción directa de la CGT contra el gobierno, asumida hace sólo 10 días.