17/05/2024

Sin transporte: Ataque a colectivos y el temor a un paro de 36 horas en los trenes

“Arrancó la mafia. No dejemos que rompan todo lo que estamos logrando. Nosotros vamos a cuidar a todos los que vayan a trabajar. Llamá al 134 y denunciá»; fue el mensaje de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, tras las primeras horas del paro general lanzado por la CGT contra el Gobierno nacional.

En ese sentido, la funcionaria pidió no sumarse a la medida de fuerza y concluyó: “Si todos razonamos así, cada actividad es esencial. Por eso, hoy no paremos”.

“HOY NO PAREMOS. El alumno sin el maestro pierde futuro. El paciente sin el médico puede tener consecuencias graves. Las fuerzas de seguridad NO PARAN porque saben que tu vida corre peligro. Si todos razonamos así, cada actividad es esencial. POR ESO, HOY NO PAREMOS”, remató Bullrich en su cuenta de X.

«Desde las 4 de la mañana la Secretaría de Transporte y el Ministerio de Seguridad estamos trabajando para que todo aquel que quiera trabajar lo pueda hacer”, sentenció Bullrich esta mañana en declaraciones radiales.

«Hay muchísimas líneas de colectivos que quieren trabajar. Ya hemos visto actos mafiosos: miguelitos, rotura de vidrios de colectivos que quieren trabajar, bloqueos a empresas”, expresó sobre los ataques a colectivos que no adhirieron a la huelga.

En tanto, Bullrich, informó que las distintas fuerzas de Seguridad están trabajando donde ocurrieron hechos extorsivos y dijo: “La idea nuestra es que la gente tenga la libertad para trabajar, que ningún mafioso los pueda interrumpir”.

Algunas empresas de colectivos anunciaron que circularán con al menos el 50% de su flota para evitar multas por parte del Estado. A fines de abril, el Gobierno oficializó la resolución 212/2024 que autoriza a descontar el día a los trabajadores que se sumen a un eventual paro de colectivos. Esto generó ataques a unidades.

Marcelo Pasciuto, director del Grupo DOTA, expresó en una entrevista con Radio Mitre que «las 70 líneas nuestras están trabajando, la única que tiene servicio reducido es la 60». Lamentablemente, «estas acciones de violencia son el costo que están pagando por su determinación de seguir operando durante el paro», dijo.

Las imágenes de los colectivos vandalizados se difundieron en las redes sociales, evidenciando la brutalidad de los ataques. Estos actos de violencia son parte de una disputa interna en el ámbito gremial que se arrastra desde hace años y se manifiesta de esta manera cada vez que se toma una medida de fuerza.

En tanto, el gobierno porteño reportó dos denuncias por daños a unidades en los barrios de Barracas y Liniers. El ministro de Seguridad de la Ciudad, Waldo Wolff, condenó estos actos en las redes sociales, prometiendo llevar a las mafias responsables ante la justicia y denunciando: «Hacen parar a los piedrazos».

El lunes pasado, la empresa informó a sus choferes que debían cumplir con esta disposición y amenazó con descontar el día a quienes hicieran paro, además de iniciar sumarios a quienes no cumplieran con el servicio mínimo.

En respuesta, la Unión Tranviarios Automotor (UTA), liderada por Roberto Fernández, solicitó a la justicia laboral que asegurara a los choferes de las empresas del Grupo DOTA la libertad de sumarse libremente al paro.

Como desenlace, este jueves la Cámara Empresaria del Transporte Urbano de Buenos Aires (Cetuba), entidad que agrupa al Grupo DOTA, confirmó que se registraron cerca de 30 vidrios rotos en las unidades debido al lanzamiento de objetos contundentes como piedras.

En un comunicado, el Grupo DOTA condenó estos actos de vandalismo y señaló que los responsables ponen en peligro la seguridad de sus propios compañeros de trabajo con su comportamiento delictivo.

Sobrero convocó a un paro de 36 horas

Por su parte, el secretario de la Unión Ferroviaria Seccional Oeste, Rubén “Pollo” Sobrero, advirtió con llamar a un “paro de 36 horas” en caso de que la huelga de este jueves convocada por la CGT no tenga efecto en cuanto a la respuesta del Gobierno nacional.

“Yo siempre fui crítico también con la gestión de Alberto Fernández, que fue un desastre, y también con Mauricio Macri. Siempre dije que se estaba atentando contra los trabajadores. Pero ahora pegó un salto y empeoró la situación”, analizó el sindicalista en declaraciones a TN.

“Si no hay respuesta con este paro de 24 horas, haremos otro de 36”, insistió Sobrero, quien el lunes condujo una asamblea en Haedo que votó por adherir al paro de la CGT, instó a la cúpula de la UF a militar una acción «de lucha» contra los planes del Gobierno e instó a convocar a una medida de fuerza de 36 ahoras.

Al ser consultado sobre qué le diría a las personas que hoy no pueden usar el transporte para ir a trabajar, el gremialista respondió: “Que miren la heladera”.

“De 262 artículos que tiene la Ley Bases, ninguna apunta a mejorar a la clase media ni para los trabajadores. Todo es a favor de los empresarios”, agregó. En su caso, el principal argumento para el paro es la reforma tributaria que impulsa al Rosada, que les volvería a descontar el Impuesto a las Ganancias a los asalariados de clase media.

En este caso afectaría a los ferroviarios y otros gremios cuyos salarios promedios ya superan el millón y medio de pesos.