17/06/2024

Perspectiva de Género: Casación anuló la condena y ordenó hacer otro juicio por el crimen de Alejo Oroño

La Cámara de Casación bonaerense anuló ayer el fallo que condenó a Nadia Navarro por el homicidio de su novio y ordenó un nuevo juicio con jurado popular y bajo una carátula de «perspectiva de género», informó el abogado querellante Fernando Soto. No está claro si podrá recuperar la libertad en el nuevo proceso.

El anuncio del Dr. Soto, quien había calificado el caso como un «femicidio inverso», fue tomado como un logro: «Hoy Casación con el voto del juez Violini (el que liberó los presos en Pandemia) anuló el juicio porque el Jurado Popular no evaluó el caso con “Perspectiva de Género“, un «agravante» que supone una pena mayor de acuerdo al Código Penal reformado por la ley 26.791 (que se aplica sólo para casos de femicidio).

Ni siquiera en el caso Lucio Dupuy, la Justicia (de La Pampa) consideró que las atrocidades que la madre y su novia le hicieron al chico tuvieron que ver con violencia de género. Aunque sí hubo agravantes por el lazo familiar y la violencia sexual. Pero ese hecho reabrió el debate, en mayor medida que el crimen de Alejo Oroño (22), quien falleció acuchillado por Navarro en la noche del 10 de febrero de 2021, en Villa Tesei.

La acusada fue condenada a 13 años de cárcel en octubre del 2022, por el TOC N° 4 de Morón. También había sido encontrada como «culpable» de homicidio con «alevosía» por un jurado popular. Aunque la querella pedía que sea «perpetua». «La Cámara de Casación ordenó que el juicio oral se haga de nuevo con otro Jurado Popular», celebró ayer el Dr. Soto, famoso también por haber defendido al expolicía Luis Chocobar.

Enemigo de la «doctrina Zaffaroni» el letrado, que apeló el fallo en Primera Instancia, sospecha que con un nuevo jurado popular y con la carátula de crimen por odio de género, Nadia Navarro Montenegro podría llegar a recibir la mayor condena prevista en el CP. La acusada está detenida desde febrero del 2021.

El ataque quedó registrado por una cámara de seguridad de un supermercado chino de la calle Bustamante al 2.300 de Hurlingham. La mujer se excusó en una supuesta violencia de género previa. Pero amigos y familiares de la víctima, de quien estaba separado pero tenía un hijo, testificaron que era ella la que se violentaba. Tampoco se observó ataque previo al momento en el que Nadia sacó un cuchillo tipo Tramontina.

Su golpe fue certero, al corazón. La atacante salió corriendo tras provocar la herida mortal, pero fue detenida horas después por personal de la Seccional 2da. Casación no habría resuelto sobre su situación carcelaria.