25/06/2024

Masacre de González Catán: Detienen a la puntera que vendía los terrenos, que se negó a declarar

Mientras distintas organizaciones marchaban hoy en San Justo para pedir tras Justicia tras la masacre desatada el domingo pasado pasado en un predio tomado de González Catán, la Policía logró detener en esa misma localidad a la mujer acusada de vender esos terrenos de manera clandestina.

Se trata Juana Correa Villalba (43), la «delegada» de nacionalidad paraguaya, que ésta tarde se negó a declarar como «coautora» de los homicidios, indagada por el fiscal de instrucción de La Matanza Carlos Arribas.

Voceros de la fuerza y judiciales informaron a Télam que la imputada fue localizada por la Policía en las calles Ocampo e Yrigoyen. Villalba fue vista en la escena del crimen por testigos, pero para los investigadores de la masacre no fue una de las personas que efectuó disparos, explicó una fuente de la pesquisa.

En principio, para la Fiscalía es la líder de la organización que se dedicaba al loteo y venta ilegal de las tierras tomadas del barrio 8 de Diciembre de González Catán, donde se produjo el pasado domingo el enfrentamiento entre quienes compraron los lotes y los llamados «delegados» del predio, que finalizó con los cinco asesinatos.

En ese marco, durante la indagatoria de esta tarde, Arribas la acusó de «coautora» del delito de «homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas (cinco hechos)» y la tentativa de homicidio de otras seis, hechos por los cuales ya hay otros tres detenidos.

Según explicó el ministro de Seguridad bonaerense, Javier Alonso, en una entrevista con Radio con Vos, el enfrentamiento armado en el contexto de toma de tierras «tiene una historia extensa», por lo que la investigación en su inicio «no fue fácil» debido que se requirió «romper el código de secreto que había dentro de la comunidad, el temor que había a ir preso, y empezar a hablar y explicar qué es lo que estaba pasando».

«El fiscal, con la Policía, subió a patrulleros y estuvimos la noche del domingo al lunes haciendo, no sé, más de 30 allanamientos de urgencia, donde se fue buscando a involucrados, en principio a estos delegados, como los llamaban, que son los que organizaban la toma en el barrio, y que fueron declarando con la figura de testigos y eso nos permitió identificar a los organizadores de la toma y a los tiradores», detalló.

De acuerdo con Alonso, «esta organización criminal que tomó la tierra, quería armar una especie de emprendimiento inmobiliario, como un barrio privado, y empezó a vender lotes de 600 metros cuadrados».

«En principio, los vendían a 100.000 pesos con cuotas de 20.000, eso fue a finales del año pasado, y después hubo gente que no pudo pagar esas cuotas y empezaron a echarla para comenzar a revender los terrenos a dos millones de pesos a nuevos vecinos», agregó.

Según el ministro, el pasado domingo quienes manejaban la toma «instalaron un concepto de querer cobrarles una expensa de unos 20.000 pesos mensuales, se dispuso la implementación de unas normas de convivencia, que iban a estar a cargo de la imputada por la toma, Correa, y un sistema de seguridad aparentemente con estos tiradores, como una fuerza de choque que tenían ellos».

Además, «querían construir como una especie de municipio» y «habían dejado un terreno grande que iba a ser una plaza y los terrenos que daban ese lote eran más caros», dijo.

Alonso explicó que los organizadores llegaron con nueva gente y lotearon esa plaza, lo que desencadenó la pelea, en la que «una de las personas, de los organizadores, hace tiros al aire, se produce una estampida y, de hecho, el enfrentamiento armado se produce a un kilómetro aproximadamente, en las orillas del rio Matanza».

El ministro explicó que en base a los videos que se produjeron en el lugar, los testimonios y las pericias fueron identificando a los responsables de los hechos, entre ellos «a dos de los tiradores que están heridos», lo que indica que «hubo un enfrentamiento armado».

Uno de ellos, agregó, «estaría custodiando un espacio del barrio donde se vendía droga, y por eso tenía un FAL (fusil automático liviano), que hasta ahora no apareció» y se sigue buscando.

Consultado sobre la posibilidad de que haya fuerzas de seguridad involucradas en el hecho, Alonso respondió: «Que haya algún policía involucrado puede ser, acá hay una situación; estamos buscando a cinco personas que están identificadas, que tienen pedido de captura de Interpol porque son paraguayos y tienen un historial de salida y de viaje frecuente a Paraguay, con lo cual apenas tuvimos las identidades pedimos las capturas».

En el marco de la causa, además de Correa Villalba, se encuentran detenidas otras tres personas, dos de las cuales están internadas a raíz de heridas que sufrieron en el enfrentamiento.

El miércoles, uno de los sospechosos fue hallado internado en grave estado en el Hospital Rivadavia, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, aunque como está indocumentado aún no fue identificado.

En tanto, ya habían sido detenidos los acusados Walter Escobar (40), quien está internado en el hospital Paroissien con un tiro en una pierna, y Wilson Escobar, apodado «El Chino» (36), quienes el miércoles, al ser indagados por Arribas, se desligaron de las imputaciones y no aportaron mayores detalles.

De acuerdo con la información policial, Walter Escobar fue señalado como uno de los autores de la masacre por uno de los heridos en ese ataque que se encuentra internado en el mismo centro asistencial, quien relató a los pesquisas que se hacía pasar por víctima cuando en realidad fue un atacante.

En tanto, el otro aprehendido fue localizado en una de las casas del predio tomado y en su poder se secuestró un revólver calibre .32 con la numeración suprimida, municiones y efectos personales.

El hecho se registró el domingo pasado, cerca de las 15.30, en inmediaciones de una tosquera abandonada del barrio 8 de Diciembre, cercana al cruce de Debussy y Vega, de González Catán, partido de La Matanza.

Un vocero de la pesquisa indicó que en la balacera se efectuaron al menos 40 disparos con pistolas calibre 9 milímetros y que murieron Tomás Waldo Velázquez Chávez (28), Eduardo Rivera (23), Gregorio Mamani, Leonel Enzo Tuco Tapia (29) y Luis Fernando Bascope (16).

Marcha

En tanto, esta mañana, el referente del Polo Obrero, Eduardo Belliboni, denunció “que fue una masacre y no un enfrentamiento”. “Acá hay un barrio constituido por gente que quiere su pedacito de tierra para vivir”, expresó. Y agregó: “Vamos a la Fiscalía a reclamar que se reciba a los familiares, queremos justicia”, dijo.

Además, denunció que en “la misma semana ya había habido un tiroteo para echar a los vecinos y poner cocinas de paco en el barrio”. “Son todos trabajadores los que mataron, no son narcos, esos están libres”, manifestó.